Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sísmica | La evolución de los terremotos

Los seísmos se acercan a la superficie de La Palma

Se mantiene el semáforo amarillo porque la probabilidad de que la erupción sea inminente es baja, pero no se descarta a corto plazo

Seísmos en La Palma.

El magma que hasta hace cinco días dormía plácidamente en el interior de La Palma, está alcanzando ya la superficie. Tras cinco días de movimientos sísmicos continuos, el terreno de la zona suroeste de La Palma –donde están ocurriendo los seísmos– se ha elevado seis centímetros, según los últimos datos registrados. Pese a ello, el Comité Científico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca) ha descartado la erupción inminente, y por ello, ha optado por mantener a los municipios palmeros situados en Cumbre Vieja (El Paso, Los Llanos de Aridane, Mazo y Fuencaliente) en prealerta o semáforo amarillo, que pone en alerta a la población y garantiza su preparación en caso de tener que evacuar rápidamente.

La de ayer es la segunda reunión que el Gobierno de Canarias ha convocado a fin de evaluar la actividad sísmica del sur de La Palma que, desde la madrugada del sábado, ha registrado un enjambre con varios terremotos fuertes (de una magnitud superior a 3), y con una profundidad cada vez menor. Por otra parte, la frecuencia de estos seísmos ha variado ligeramente, produciéndose menos terremotos por hora. No obstante, cabe reseñar que este tipo de eventos puede tener periodos de baja actividad para volver a reactivarse apenas unos días después, como ocurrió en El Hierro.

3,1 de magnitud ha tenido el terremoto que más se ha sentido en la población

Cada vez más cerca

En la jornada de ayer tras cinco días de temblores continuos, el enjambre provocado por una intrusión de magma en el edificio volcánico de La Palma se acercó más a la población. De esta manera, se registraron 20 seísmos a menos de 3 kilómetros de profundidad, aunque todos ellos de baja magnitud. Para Itahiza Domínguez, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), "el por qué" de esta modificación del comportamiento aún «no está claro» y por ello, advierte que "hay que seguir de cerca la evolución del proceso y mantener la vigilancia 24 horas, como hasta el momento".

Los terremotos que se produjeron ayer también se han sentido de manera más generalizada por parte de la población de la zona, como es el caso de un terremoto de magnitud 3,1 que se produjo a las 6:15 horas de la mañana a 9 kilómetros de profundidad y que tuvo una intensidad 4. Esto quiere decir que fue sentido por la mayor parte de la población, concretamente la del barrio de Jedey en El Paso, especialmente dentro de los edificios. La vibración fue moderada y muchos pudieron sentir un temblor en la habitación, la cama o del propio edificio. También pudieron sentir la oscilación de los objetos colgados y el temblor de los muebles. Por fortuna, no se registró ningún daño. Durante el día de ayer la media de profundidad en la que se localizaron un centenar de terremotos ha sido de 8 kilómetros, lo que supone una posición más superficial con respecto al día anterior.

Los seísmos se acercan a la superficie de La Palma E.D.

Como explica Itahiza Domínguez esta circunstancia ocurre porque la corteza terrestre es un «sólido elástico» que el magma caliente, por tanto, puede moldear. «La intrusión magmática deforma el terreno porque la roca no es rígida, y donde lo es, la energía que genera provoca terremotos», señala el sismólogo. De hecho, es por ello, que esta circunstancia se suele considerar uno de los precursores de una erupción volcánica. Y es que, cuando no puede deformar más el terreno, la sobrepresión produce que lo rompa emergiendo y convirtiéndose en lava. Sin embargo, aparte de la deformación del terreno y la sismicidad, para saber si se va a producir una erupción también se debe medir la emisión de gases difusos y disueltos (hasta ahora solo ha emitido Helio-3) y gravimetría, es decir, las variaciones que pudieran producirse en el campo gravitatorio. Estos últimos datos se empezarán a tomar a partir de hoy en el terreno, como confirmó el sismólogo del IGN.

Este de hecho fue uno de los puntos en los que se hizo hincapié durante la reunión celebrada de manera online entre la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias y representantes del IGN, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Universidad de La Laguna. También estuvieron presentes representantes del Cabildo insular. En dicha reunión se valoró si se debía ascender el semáforo de riesgo a naranja, sin embargo, ante la falta de evidencia de que vaya a ocurrir una erupción inminente, se decidió mantenerlo en este nivel.

20 seísmos registrados han tenido menos de 3 kilómetros de profundidad

Una actuación preventiva

El semáforo amarillo supone una preparación de la población para la posible evacuación en caso de que entre en erupción un nuevo volcán en la isla. En el nivel actual de riesgo se intensifica la información a la población, las medidas de vigilancia y monitorización de la actividad volcánica y sísmica. Además, se refuerza el seguimiento de la actividad anómala y se insta a la población a prestar especial atención a los comunicados que hagan las autoridades competentes de Protección Civil.

La evolución de la actividad sísmica que está sufriendo La Palma es más rápida que la que se vivió en el Hierro y es la más fuerte que ha sufrido la isla en 50 años, desde la erupción del Teneguía. Sin embargo, como señala Domínguez, los registros históricos de eventos volcánicos de este tipo en La Palma dejan dos posibles escenarios: que se resuelva con una erupción en una semana o lo haga en cuestión de meses. En todo caso, antes de que se produzca una erupción en La Palma se espera que los terremotos se hagan mucho más intensos. Al menos eso es lo que ha pasado históricamente en la isla cuando los terremotos que suponían un preludio de la erupción se sentían con una intensidad de 6 o 7 –la máxima intensidad actual es de 4–. Esto supone que los terremotos son mucho más dañinos que los actuales para las infraestructuras y suelen provocan que la gente se asuste y corra hacia el exterior o que los objetos pierdan estabilidad y se desplacen.

  • ¿Qué hago si estoy en una zona de riesgo?

    1. EVACUACIÓN. Planifique la crisis

    Aunque en esta fase no es necesario comenzar la evacuación de las zonas de riesgo (en este caso El Paso, Los Llanos de Aridane, Mazo y Fuencaliente), la población sí se debe empezar a preparar para una posible contingencia. Es, por lo tanto, el momento de informarse en el Ayuntamiento sobre las rutas de evacuación y el punto de reunión establecido. Se debe elegir a un familiar o amigo como punto de referencia para que sepa dónde se desplaza en caso de evacuación y hay que asegurarse de que todos en la familia lo saben. Si, además, se convive con personas con alguna discapacidad que requiera una evacuación especial (en ambulancia) se debe notificar este hecho a Asuntos Sociales de su Ayuntamiento.

    2. VÍVERES. Reservas suficientes

    Tener un aparato de radio a pilas, linterna, velas y pilas de repuesto y seguir las instrucciones transmitidas por las autoridades competentes a través de los medios de comunicación. Es necesario tener reservas de medicación suficiente para sus familiares que lo requieran de manera habitual, disponer de agua embotellada y contar con una reserva de alimentos básicos y no perecederos para unos pocos días. Es recomendable guardar en una carpeta la documentación personal de toda la familia y de la vivienda.

    3. PREVISIÓN. Prepare la casa y el coche

    Todos los adultos que se encuentren en zonas de riesgo volcánico deben saber -o aprender- a desconectar gas, agua y luz, pues será necesario cerrarlos en caso de evacuación. Además se debe mantener lleno el depósito del vehículo, dado que para el momento de la evacuación las gasolineras podrían estar cerradas.

    4. ANIMALES. Otro hogar provisional

    Los animales de compañía se deben encomendar a familiares o amigos que no se encuentren en municipios de riesgo. Si no dispone de alojamiento, las autoridades se harán cargo de ellos. Por razones de higiene, no podrán estar en los albergues. Si tiene animales de granja, comuníquelo a su Agencia de Extensión Agraria o al teléfono de información del Cabildo, a fin de que le indiquen las acciones a realizar. Los animales de granja, si hay evacuación, hay que soltarlos.

Compartir el artículo

stats