Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Discriminación educativa

Familias de un colegio de Alicante denuncian que se aparta a niñas con faldas muy cortas a aulas en las que no reciben clase

Critican que la dirección de este centro concertado haya dado instrucciones a los profesores para que midan a diario las faldas de las alumnas

Fachada del colegio CEU Jesús María.

Coto a las faldas escolares cortas. La dirección del colegio CEU Jesús María de Alicante, centro concertado, ha dado instrucciones a los profesores para que midan a diario las faldas de las niñas, según han hecho saber a este periódico varias familias del centro y ha confirmado el Ampa del colegio. 

Estas familias critican que en el caso de que la prenda de vestir sea demasiado corta, las niñas son llevadas a un aula, donde permanecen todo el día sin recibir clase. "Revisan clase por clase, y para las niñas que no son aptas en vestuario, han creado aulas de convivencia, así las llaman ellos, para trasladar a todas estas niñas (varias decenas y de distintas edades) prohibiéndoles recibir clase hasta que se modifique la altura de la falda", lamenta uno de los padres del centro. Otra madre critica que esta medida se imponga en cursos de la ESO, "cuando los estudiantes no se pueden permitir perder un día de clase".

Cabe resaltar el hecho de que a este centro todo el alumnado acude con los uniformes que estipula cada año el propio centro.

El colegio tiene una normativa respecto a vestuario, en la que se especifica que la falda debe de estar a la altura de la rodilla. Los padres también se quejan de que las normas para el caso de los chicos son más laxas. "Sólo se les exige que lleven un cinturón para que no se vea la goma de los calzoncillos", señala uno de los padres.

Más polémicas este curso

Esta no es la única queja de las familias respecto a nuevas medidas adoptadas por la dirección del centro. Critican también que se ha cerrado una de las dos puertas de acceso al colegio, en concreto la que está ubicada en el Complejo Vistahermosa. "Muchos niños salen a mediodía a comer al Complejo y ahora deben dar una vuelta enorme por la carretera de Valencia para poder salir", señala una madre, para quien esta medida "sólo esconde obligar a las familias a que apunten a sus hijos al comedor". También afecta a alumnos que acuden al centro en autobús de línea, que tiene su parada frente al Complejo. "Ahora deben andar mucho más por la carretera y cargados con las mochilas para poder entrar a clase".

Compartir el artículo

stats