La Dirección General de Tráfico ha intensificado los controles de velocidad para detectar a quienes circulan a más velocidad de la permitida. Obviar las limitaciones máximas de velocidad acarrea graves consecuencias para los conductores, no solo económico por la multa pertinente sino también administrativas por la pérdida de puntos del carné de conducir.

Muy pocos conductores son conscientes de estas consecuencias. La tabla que detalla las sanciones previstas por la DGT resulta muy esclarecedora para conocer las multas y el número de puntos que cada conductor puede perder en función de la velocidad a la que estos controles le pillen.

Cuantos puntos se pierden por infracciones de velocidad

La pérdida de puntos establecida oscila entre los 0 puntos para las sanciones más leves y los 6 para las más graves. En el caso de las multas, la sanción más barata es de 100 euros y la más cara de 600 euros. Las infracciones más severas están reservadas, por ejemplo, para quienes conducen a más de 191 kilómetros por hora en tramos donde la velocidad máxima es de 120. En este caso, la infracción conllevaría la pérdida inmediata de 60 puntos y 600 euros de multas.

Pero tampoco hace falta ir tan rápido para enfrentarse a la misma sanción. Circular a más de 71 kilómetros por hora en tramos de velocidad máxima limitada a 20 kilómetros hora también supondrá la retirada de 6 puntos y otros 600 euros de multas. Los mismo sucede en los tramos de 30, 40 y 50 kilómetros por hora si se superan velocidades de 81, 91 y 121 kilómetros por hora.

En ocasiones, los conductores no perciben las graves consecuencias que entraña circular apenas 10 kilómetros por encima de los límites. Conducir a 50 kilómetros por hora en tramos de 30 kilómetros supone hasta 100 euros de multa. Hacerlo a 60, 300 euros y 2 puntos. A 70 kilómetros, 400 euros y 4 puntos.

Las sanciones en los tramos de 50 kilómetros hora

Uno de los puntos donde más infracciones se detectan es en las travesías urbanas. En principio, la velocidad en estas vías está limitada a 50 kilómetros por hora. Circular, por ejemplo, a 60 kilómetros por hora conlleva a una multa de 100 euros. Si un conductor circula por esta vía a 80 kilómetros será multado con 300 euros y la pérdida de 2 puntos. Si el radar detecta una velocidad superior a 80 euros la multa prevista asciende a 400 euros y 4 puntos.