Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un corte de luz en un hospital valenciano provoca la pérdida de embriones congelados

El suministro falló sin que entrara en funcionamiento el equipo auxiliar que debía mantener el frío en la nevera. "Llevábamos ocho años esperando la fecundación in vitro", lamenta una pareja afectada

Manipulación de muestras en un laboratorio de reproducción asistida, en una imagen de archivo. PEPE TORRES

La avería en una de las neveras del laboratorio de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital General de Alicante ha provocado que se hayan perdido los embriones que allí estaban guardados para ser implantados en los próximos días a las mujeres que están en tratamiento. La Conselleria de Sanidad ha confirmado este problema y sostiene que solo han sido dos las parejas directamente afectadas por la pérdida de los embriones.

Según ha podido saber este periódico, el corte de luz tuvo lugar en la madrugada del miércoles al jueves, lo que provocó que la nevera donde se almacenaban estos embriones dejara de funcionar. Normalmente, estas instalaciones cuentan con grupos auxiliares para que en caso de caída de la red eléctrica puedan seguir funcionando y no se pierdan las muestras guardadas a baja temperatura. En este caso, según han confirmado fuentes hospitalarias, el grupo auxiliar tampoco funcionó ni la alarma para advertir de la pérdida de frío en la nevera. El aumento de temperatura durante horas provocó que se perdiera lo que allí había almacenado.

Una de las parejas afectadas contaba este viernes cómo recibieron la noticia. "Nos llamaron por teléfono el jueves y nos dijeron que fuéramos al hospital a mediodía porque tenían que hablar con nosotros", explican. Ya en consulta les dieron la triste noticia. "Llevamos ocho años esperando una fecundación in vitro y de repente nos llaman para decirnos que por un corte de luz los embriones se han perdido. Ahora nos toca empezar de nuevo. No damos crédito". Esta pareja tenía congelados cinco embriones que iban a ser transferidos en los próximos días para lograr el embarazo. Era el primer intento de llevar a cabo una fecundación in vitro después de tres inseminaciones fallidas. "La opción que nos han dado es que comencemos de nuevo con la hormonación para poder obtener nuevos embriones para implantarlos". Esta pareja sostiene que en los próximos días pondrá una queja en el servicio de atención al paciente para que esta situación no vuelva a repetirse. "También queremos consultar con un abogado para saber qué responsabilidad puede tener el centro en este accidente".

Fuentes consultadas por este periódico señalan que para que una unidad de reproducción asistida sea acreditada por Sanidad debe contar con sistemas de seguridad que entren en funcionamiento en caso de una caída de la red eléctrica para seguir manteniendo las muestras a baja temperatura. En el caso del Hospital General de Alicante, este equipo se seguridad también falló.

Desde la dirección del centro sanitario califican lo ocurrido de excepcional. Sostienen que recientemente se han renovado los equipos en el laboratorio de la Unidad de Reproducción Humana Asistida. Una de estas mejoras, añaden, ha sido la instalación este mes de octubre de un sistema de alimentación ininterrumpida nuevo "con mayor capacidad y mejor tecnología". La función de este sistema es permitir seguir suministrando electricidad a los equipos en el caso de que se produzca un corte de servicio. "Lamentablemente, esta semana se ha producido una avería en el mencionado sistema que ha sido resuelta pero ha afectado a dos familias que se encuentran en tratamiento", añaden desde el hospital. El hospital "se ha reunido con estas familias, con el fin de facilitarles de primera mano esta información, transmitirles nuestras más sinceras disculpas y ofrecerles una nueva cita para agilizar lo máximo posible su proceso de tratamiento".

Cuatro unidades públicas acreditadas en la Comunidad

En la Comunidad Valenciana hay cuatro unidades de reproducción humana asistida acreditadas para hacer tratamientos de fecundación in vitro en los hospitales públicos y 21 en centros privados. En la provincia está en el Hospital General de Alicante. El número de tratamientos realizados en la Comunidad, en los 25 centros acreditados superó los 23.000, lo que supone un 15.4 % del total nacional, según los datos Sanidad. El retraso en la edad a la que las mujeres se plantean concebir su primer hijo, y la disminución de la fertilidad a medida que avanza la edad de la mujer están detrás de la demanda creciente de tratamientos de reproducción.

Tratamientos solo para menores de 40 años

Para poder acceder a un tratamiento de fecundación in vitro en la Comunidad Valenciana, la edad de la mujer debe ser mayor de 18 años y menor de 40 años, y no debe padecer ninguna enfermedad en la que el embarazo pueda acarrearle un riesgo grave e incontrolable a ella o a su posible descendencia. En el caso del hombre, su edad deberá ser menor de 55 años. Además, tienen que ser personas o parejas sin ningún hijo común, previo y sano. El límite en la edad provoca que muchas parejas deban recurrir a la sanidad privada para este tratamiento.

Compartir el artículo

stats