El pasado 24 de noviembre tuvo lugar el debate organizado por Prensa Ibérica en colaboración con Acciona sobre el futuro de la movilidad urbana. En este encuentro se dieron cita Rodrigo de Esteban Martínez, responsable de estrategia y relaciones institucionales de movilidad de Acciona, Borja Carabante delegado área de Gobierno Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid y presidente de la EMT, Sergio Díez, director y cofundador de Connected Mobility Hub y Andrés Boix, profesor de la Universidad de Valencia y autor de Ciudad y Sostenibilidad.

Un mayor reto tras la pandemia

Las principales ciudades españolas llevan años inmersas en planes para lograr una movilidad sostenible, un reto complicado y que se ha visto agravado durante la pandemia especialmente en zonas urbanas donde es más complicado si cabe compatibilizar los desplazamientos y las medidas impuestas por las autoridades sanitarias para frenar la expansión del virus.

“Debemos adoptar decisiones que prioricen determinados usos y eso requiere excluir otros, y tenemos que tener claro que la movilidad si es eléctrica y compartida, mejor”, Andrés Boix, profesor de la Universidad de Valencia

Tal y como apunta Rodrigo de Esteban, “la pandemia simplemente ha servido como un catalizador de para darnos cuenta de la importancia que es recuperar esos espacios comunes de las ciudades de los que todos disfrutamos y que hasta estos momentos tenían como protagonista una utilidad dirigida plenamente al transporte.

Como es el caso de Madrid, tal y como confirma Borja Carabante “vimos con rapidez que había un deslizamiento de gente que utilizaba el transporte público con carácter habitual en periodo de prepandemia que lo dejó de utilizar y se pasó al vehículo privado por eso hoy en Madrid tenemos un 120% de tráfico respecto al año 2019, es decir, hay más tráfico ahora del que había con carácter prepandémico y sin embargo la EMT está al 80%”

Aumento del vehículo privado

La vuelta al trabajo y el retorno de las actividades sociales de manera presencial, han devuelto a las ciudades los atascos, el ruido y la contaminación confirmando el aumento del transporte privado en detrimento del público algo que es necesario revertir con medidas que nos ayuden a lograr una movilidad más eficiente, menos contaminante y sobre todo sostenible.

“Nuestro objetivo es descarbonizar el sector y sacar coches de las calles para ayudar a la descongestión”, Rodrigo de Esteban Martínez, responsable de estrategia y relaciones institucionales de movilidad de Acciona

Una de las claves es no volver a malos hábitos del pasado, como señala Andrés Boix: “Es extraordinariamente sencillo que pasado el shock o pasado ese primer impulso vuelvas a tu dinámica anterior si no has introducido cambios estructurales o elementos que te reacondicionen de alguna manera”. Pensar cómo mejorar la movilidad urbana a partir del hecho de caminar implica una revolución en el transporte para crear ciudades amigables para el peatón, donde la contaminación y el tráfico ocasionados por el automóvil privado puedan superarse definitivamente. “Lo primero que hay que hacer es intentar fomentar que la gente ande lo máximo posible, y nuestras ciudades es verdad que están muy poco preparadas y muy poco acondicionadas para andar” concluye Andrés Boix.

En esta situación es preciso prestar atención al mantenimiento de la sostenibilidad de las grandes ciudades, buscando la forma más óptima de movilidad urbana que ayude a frenar el desgaste.  Según apunta Sergio Díez, “tenemos que garantizar que hay una alternativa y eso significa tener una oferta de soluciones de movilidad sostenible completa, incentivar el cambio… la tecnología permite llegar casi individualmente a cada una de las personas”. Una de las cosas que la crisis sanitaria ha acelerado es la evolución hacia una movilidad baja en emisiones de carbono y donde las nuevas formas de transporte juegan un papel clave: “El 30% de los viajes que se hacen en EMT son de menos de 1km, por tanto, son desplazamientos que se pueden hacer perfectamente andando, en bicicleta… o en esos nuevos modos de movilidad que han aparecido en las ciudades y que han llegado para quedarse” confirma Borja Carabante.

“Hemos puesto en marcha un laboratorio de movilidad sostenible donde pretendemos un intercambio de opiniones que nos sirva para testar buenas prácticas”, Borja Carabante, delegado área de Gobierno Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid

Debate Movilidad Urbana

Reducción del impacto medioambiental

Las inversiones en servicios e infraestructura de transportes benefician directamente a los ciudadanos y a las empresas. La movilidad inteligente, el transporte multimodal y la movilidad urbana son asuntos prioritarios, son diversas las acciones que se pueden llevar a cabo para reducir el impacto ambiental del uso del vehículo privado, mientras se fomenta el uso del transporte público o de los medios de transporte eléctricos que están despuntando en los últimos tiempos. La movilidad sostenible supone al mismo tiempo un desafío y un cambio necesario que requiere del impulso ambicioso de las administraciones, empresas y de profesionales. “El hecho de poder mantener una conversación fluida y sincera con las administraciones públicas lo único que va a hacer es ayudar a que la consecución de esos objetivos compartidos sea mucho más rápida y mucho más efectiva” señala Rodrigo de Esteban Martínez.