Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erupción en La Palma

El retraso a la hora de recibir las ayudas moviliza a un grupo de damnificados por el volcán de La Palma

"No hemos recibido un euro", asegura una afectada por el volcán de La Palma | Las víctimas del volcán de Tajogaite muestran su «enorme descontento» en Los Llanos de Aridane

El volcán de La Palma, desde la pista Cabeza de Vaca.

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El volcán de La Palma, desde la pista Cabeza de Vaca. Ramón Pérez

Un cartel anunciando una concentración de afectados por el volcán de Tajogaite reclamando las ayudas comprometidas que aún no han llegado a sus destinatarios comenzó a circular por las redes sociales y grupos de mensajes de la Isla. Nunca estuvo claro quién fue la persona encargada de iniciar esa cadena, de convocar la concentración y, ni tan siquiera, de cuáles eran las reivindicaciones específicas que querían realizarse a las administraciones. Incluso, minutos antes de la hora anunciada, nadie se había presentado en la Plaza de España de Los Llanos de Aridane, lugar elegido para la convocatoria, haciendo dudar a los medios de comunicación allí presentes sobre la existencia o no del acto.

En las mismas circunstancias de desinformación, la alcaldesa del municipio, Noelia García Leal, se personó en la concentración, invitando a los vecinos al Salón de Plenos para escuchar sus peticiones en una reunión que se alargó más de dos horas. Allí, los afectados plasmaron su desencanto con las distintas administraciones por los retrasos en las ayudas comprometidas y en los criterios de concesión de las mismas. Además, entre los presentes, la queja continua del funcionamiento de la Oficina de Afectados, de la que algunos de ellos reclamaron que han tenido que ir hasta en cuatro ocasiones para cumplimentar datos, y a otros "nos están dando cita para enero", reclamaron.

La falta de noticias está provocando la desesperación de estas personas "porque no nos llegan las ayudas", reclamaba a la alcaldesa uno de ellos, incidiendo además en que "hoy estamos aquí sin saber quién convocó esta manifestación ni quién la desconvocó", pero con el convencimiento de que "es la única manera de que nos hagan un poco de caso".

Elena Morera

Esta vecina de El Remo, que además de estar evacuada contaba con un terreno en Todoque que ha sido cubierto por la lava, es ama de casa con tres hijos. Hasta ahora «no he recibido absolutamente nada». Junto a otras nueve personas residen en una casa antigua «que pertenecía a mi abuela», en la que además hay animales "que si te los nombro parece un zoológico". Hasta el momento dice no haber recibido ningún tipo de ayudas, "absolutamente nada del Cabildo ni del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane", a pesar de estar inscrita en el Registro Único de la Oficina de Afectados "desde el primer día". Allí ha tenido que volver para actualizar sus datos, "porque si llamas por teléfono no te contestan en ningún lado", lamenta.

Estos son momentos en los que Elena denuncia que "nos sentimos abandonados", por lo que acudió a la convocatoria realizada para ver "si nos hacen caso y se acuerdan de que hay niños y familias que lo están pasando mal, sobre todo los niños". Además, comentó que "estamos en fechas en los que necesitamos una alegría", incidiendo en que es necesario que los responsables políticos se acuerden que el dinero de las donaciones "es para repartir entre quienes lo necesitamos, no para estar en una cuenta generando intereses".

Rosy Álvarez.

Residente en el barrio de La Laguna, lo perdió todo bajo la lava. También tenía unos terrenos en el Callejón de la Gata que han desaparecido. Actualmente está desempleada y lamenta que "no me ha llegado absolutamente nada de ninguna institución". Ella ha completado los procesos de registro en todas las administraciones, y comenta que ha ido a la Casa Massieu, donde se ubica la Oficina de Afectados, "más de 20 veces". Así, señala que «he ido abajo y he preguntado qué tengo que hacer», lamentando que "después me entero que tengo que hacer otra cosa", lo que la obliga a volver a la instalación. Además, se queja de que "no te cogen el teléfono, y si lo cogen te lo cuelgan", por eso acude a la convocatoria para que "nos hagan caso", ya que señala que los daños provocados por el volcán "no son culpa nuestra", añadiendo que "necesitamos que nos ayuden porque estamos como perdidos". Rosy se lamenta de que "hemos llorado y ya no tenemos lágrimas", además de contar con «mucha rabia, porque nos han prometido de todo y no hemos conseguido nada», lo que genera una situación en la que "no podemos continuar".

Nieves Padilla

Esta desempleada reside en el Camino Aniceto, una de las zonas arrasadas por las coladas del volcán de Tajogaite. No me queda absolutamente nada. Actualmente ella, su pareja, sus dos hijos y su suegra buscan respuestas acudiendo a esta convocatoria de manifestación. Inscrita en el Registro Único, dice haber recibido ya algunas ayudas. Entre ellas 50 euros del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane y otros 2.500 aportados por el Cabildo Insular "para cuatro personas". Su presencia en la concentración responde al deseo de que "nos hagan un poco de caso y que cumplan las ayudas que nos han dicho que nos van a dar". Sus quejas también se centran en el desabastecimiento que sufre una de las instalaciones que ha servido desde que comenzara la emergencia para dar cumplimiento a las primeras necesidades. Se refiere al Polideportivo Severo Rodríguez, donde dice que ha acudido tres veces a buscar comida para sus hijas "y he salido sin nada". Por eso lamenta que los responsables públicos hicieran aquel llamamiento a quienes seguían donando alimentos para que dejaran de enviarlos, dándose la situación actual de que "nos encontramos con que no queda absolutamente nada".

Leandro Carballo

Este portugués lleva 22 años en la Isla. Su casa de Todoque desapareció en las primeras fases de la erupción. Allí también tenía el almacén de la herramienta que le servía para ganarse la vida. Ahora, "nos quedamos sin nada", residiendo actualmente en un piso en Los Llanos de Aridane propiedad de su suegro, mientras él, también desalojado de su vivienda en Las Manchas, vive de alquiler. Leandro lamenta que en todo este tiempo "no hemos recibido nada de nadie", a pesar de contar con toda la documentación y registros "terminados y arreglados". Por este motivo denuncia que "son promesas y promesas pero las palabras se las lleva el viento", ya que han pasado muchos días "y estamos cansados de la situación". Además, reclama que "si hubiera intención de ayudar, no hay razón para que tarden tanto", más aún "teniendo todos los papeles arreglados", por lo que dice no entender "porque se tarda tanto, eso es lo que estamos reclamando".

Compartir el artículo

stats