Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En las Foces del Pendón

Así se sobrevive una noche perdido en el monte asturiano: bajo una peña y al calor de una fogata

Un vecino de la localidad de Nava es rescatado tras desorientarse en la popular ruta que parte de Fuensanta mientras buscaba a sus perros, aún perdidos

Una senderista, al inicio de la ruta de las Foces, en Asturias.

Solo intentaba recuperar a sus perros, pero se desorientó, se le echó la noche encima y tuvo que quedarse a dormir al raso, con unas temperaturas realmente bajas y en una zona tan alejada como las Foces del río Pendón, en Nava, Asturias. Para sobrevivir, decidió refugiarse bajo una peña, al tiempo que se calentaba con una pequeña fogata que pudo hacer con el mechero que llevaba. Ya en la mañana del lunes sería localizado por el dispositivo de agentes y bomberos que se estableció en la noche del domingo nada más conocerse su desaparición.

El protagonista de este historia es un vecino de El Peranchu, un lugar del concejo de Nava no muy lejos de las Foces del Pendón. El hombre se encontraba en las inmediaciones de esta ruta que se inicia en la localidad de Fuensanta cuando los perros que iban con él se le perdieron y decidió ir a buscarlos, pensando que los localizaría rápidamente.

Primer rastreo

No imaginaba en ese momento que se le iba a hacer de noche sin encontrar a los canes. Una llamada a eso de las diez y media de la noche de este domingo advirtió a la Guardia Civil de la situación en la que estaba. De inmediato se estableció un dispositivo de búsqueda a cargo de agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Gijón y efectivos de Bomberos del SEPA, que tuvieron que abandonar el rastreo por falta de visibilidad a eso de la medianoche.

El rastreo se reanudó a las ocho y media de la mañana, nada más amanecer. En la batida participaron patrullas de la Guardia Civil, de la Policía Local de Nava y miembros de Protección Civil del mismo concejo, sin olvidar a los Bomberos del SEPA, con el Grupo de Rescate en un helicóptero y dos miembros de la Unidad Canina de Rescate con perros especializados este tipo de búsquedas. Afortunadamente, a las once de la mañana, el hombre fue avistado por el helicóptero de Bomberos del SEPA y pudieron rescatarle, después de estar más de doce horas desorientado.

Fuentes de la Comandancia de Gijón indicaron que el hombre estaba en perfecto estado, sin síntomas de hipotermia, pese a haber estado expuesto a las bajísimas temperaturas que hubo en esta zona de madrugada.

Los participantes en el rescate comentaban en la mañana de este lunes el ingenio desplegado por el hombre para poder sobrevivir a la intemperie con los escasos medios a su disposición. Los perros de este hombre, para su desgracia, siguen sin aparecer.

Compartir el artículo

stats