Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medicina

La afasia, el trastorno que ha retirado a Bruce Willis

El ictus es la principal causa de este problema, que puede afectar tanto a la emisión como a la comprensión del lenguaje

Willis, en una foto de archivo con sus hijas Rumer (izq.) y Tallulah, que anunciaron su retirada.

Su nombre suena a una república del Cáucaso y hasta este miércoles era algo desconocido para gran parte de la opinión pública. La afasia ha saltado a los titulares por haber acabado con la larga carrera de uno de los actores más taquilleros de Hollywood, Bruce Willis. Este problema neurológico, que en España afecta a unas 350.000 personas, se desencadena por varios motivos; el más frecuente de ellos, el ictus. Puede afectar tanto a la comprensión como a la emisión del lenguaje.

Fue Rumer Willis, hija mayor del protagonista de 'Jungla de cristal', quien anunció el miércoles en su perfil de Instagram que el actor estadounidense, que acaba de cumplir 67 años, ha sido diagnosticado recientemente de afasia. “Bruce se está alejando de la carrera que ha significado tanto para él”, reza el texto en la red social, firmado por la mujer del artista, Emma Heming; su exmujer, Demi Moore, y por sus cinco hijas.

Como explica a FARO José María Prieto, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico de Santiago (CHUS), la afasia es realmente “un síntoma”, no una enfermedad; un “trastorno del lenguaje” que puede afectar “tanto a la comprensión como a la emisión” del mismo, y por ello se divide en dos tipos, la afasia sensitiva y la motora. Pone un ejemplo: “Si alguien me habla en chino, oigo sonidos pero no sé lo que me están diciendo. La persona oye unos sonidos que en principio conocía e identificaba con ideas, pero en ese momento no es capaz de hacerlo. Esto es lo que se llama afasia sensitiva o de Wernicke –precisa el neurólogo–. La imposibilidad para emitir el lenguaje, en cambio, es la afasia motora o de Broca”.

¿Cuál de los dos tipos de afasia padece Bruce Willis? La familia del actor no lo ha aclarado, pero al señalar que la afasia “está afectando sus habilidades cognitivas” podría tratarse de la afasia sensitiva o de Wernicke, que además es la que se diagnostica con mayor frecuencia.

Esta división en dos tipos permite localizar la lesión. Prieto recuerda que la función del lenguaje se localiza principalmente en el lado izquierdo del cerebro, en el lóbulo temporal. “Es así tanto en diestros como en zurdos [Bruce Willis es zurdo], pero básicamente en los diestros –detalla el especialista–. Cuando un paciente oye pero no sabe interpretar lo que oye, es la parte del lóbulo temporal más posterior la afectada. En cambio, si es capaz de entender todo pero no le salen la palabras [afasia motora o de Broca], se trata de una zona mucho más anterior en el cerebro”.

¿Cómo se diagnostica la afasia? En la consulta de neurología el médico comprueba en primer lugar que la audición del paciente es correcta, que no padece sordera. En segundo lugar, verifica si comprende órdenes simples: “cierre los ojos, apriéteme la mano”. “Si no lo hace, te oye pero no te entiende. Cuando no te obedece es una afasia motora”, señala Prieto.

Según este especialista, la causa más frecuente es, “sin duda”, el ictus hemorrágico o isquémico del lóbulo parieto-temporal izquierdo del cerebro. En segundo lugar están los traumatismos que afectan a la parte izquierda del cerebro.

Con menor frecuencia se produce en casos de deterioro cognitivo, como la demencia por alzhéimer. “A veces se da la afasia progresiva primaria: el paciente pierde poco a poco la capacidad para emitir y comprender el lenguaje”, detalla Prieto.

Otro posible motivo son las infecciones, abscesos y encefalitis (inflamación del encéfalo). La encefalitis por virus del herpes es la más frecuente, ya que este patógeno “sigue un trayecto anatómico hacia el cerebro que ya está hecho, le es muy fácil llegar hasta ahí a través del nervio olfativo”, comenta el neurólogo.

Hay casos excepcionales después de ataques epilépticos o en pacientes que padecen migrañas. “Muy raras veces tengo algún paciente migrañoso que antes del ataque de migraña no es capaz de hablar. Asusta porque parece que le está dando un ictus, pero no tiene nada que ver”, relata José María Prieto.

Existe también la afasia infantil, caracterizada por un deterioro progresivo del lenguaje. Se trata de una afasia progresiva primaria que “guarda una cierta similitud con algunas formas de demencia”, según el neurólogo gallego, que solo recuerda un caso en sus treinta años de trayectoria profesional.

Tratamiento

¿Hay casos reversibles? El jefe de Neurología del CHUS prefiere hablar de cuadros “mejorables”, porque “las terapias tienen sus limitaciones. La terapia del lenguaje está todavía en pañales, y cuando se puede utilizar da unos resultados que habitualmente se quedan cortos –explica–. La fisioterapia es la parte más útil. Existen algunos fármacos que pueden mejorar un poco el trastorno del lenguaje, dependiendo del tipo que sea. En los migrañosos y epilépticos sí se mejora tratando la migraña y la epilepsia”, señala.

La afasia no debe ser confundida con la catatonia, una alteración en la consciencia que se produce, entre otros, en los pacientes de encefalitis letárgica, enfermedad de origen aún desconocido que se muestra en la famosa película 'Despertares' –de 1990, con Robin Williams y Robert de Niro–, basada en la autobiografía del neurólogo Oliver Sacks.

Además de Bruce Willis, otros personajes del mundo del cine que han sufrido afasia son la actriz Emilia Clarke, protagonista de 'Juego de Tronos', que sufrió dos aneurismas mientras rodaba la serie; el cómico y director británico Terry Jones (1942-2020), fundador de los Monty Python, al que diagnosticaron en 2016 afasia progresiva primaria; y el célebre cineasta italiano Michelangelo Antonioni (1912-2007), que la padeció tras un derrame cerebral a mediados de los años ochenta del siglo pasado.

Compartir el artículo

stats