Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acoso laboral

Despedida tras sufrir acoso laboral: "Le molestó que tuviera el móvil en la mesa cuando mis hijos estaban en casa con Covid"

Un mujer de Vigo que fue acosada laboralmente durante diez años tras quedarse embarazada explica los motivos que esgrime la empresa para echarla del trabajo

Patricia Estévez. JOSE LORES

En 2019 el Tribunal Supremo sancionó a la empresa viguesa Termocalor con 20.000 euros por el acoso laboral "probado" durante una década a Patricia Estévez, una de sus empleadas, tras haberse quedado embarazada. Ella se reincorporó a su puesto de trabajo tras su primer parto con una reducción de jornada por guarda legal y se encontró con que su puesto estaba ocupado por otra trabajadora. Además, fue relegada a un cuarto utilizado como almacén y archivo, aislada del resto del personal. La pesadilla no finalizó con aquel dictamen judicial, puesto que en la jornada de este martes, tal y como adelantó Faro de Vigo, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico, trascendió que esta trabajadora ha sido despedida.

Estévez cree que el dueño de la empresa se "la tenía guardada", porque a pesar de aquella sentencia, las cosas cambiaron poco o nada para ella en su entorno laboral y, en esta ocasión, el motivo que esgrimen desde la firma gallega es el uso del teléfono móvil. Ahora ya solo quiere pasar página y empezar de cero, pero aún le quedan fuerzas para relatar el duro varapalo que ha recibido en la actualidad. Para este jueves, la CIG ha convocado una concentración en apoyo a Patricia que tendrá lugar a partir de las 11.45 horas frente al Servizo de Mediación, Arbitraxe e Conciliación (SMAC) de Vigo.

¿Cómo le comunicaron que estaba despedida?

En el mes de marzo, yo me iba a ir para casa y me avisó cinco minutos antes de marchar, para que fuera a hablar con él porque que estaba su abogado. Fui hasta su despacho y mi sorpresa fue que me comunicaron que me despedían por indisciplina, "por haberle denunciado porque me había enviado una carta". La cuestión es que hace una temporada me envió una carta diciendo que estaba utilizando el móvil en el puesto de trabajo y que no podía. Según él era un aviso, pero es que esto viene porque yo tenía el móvil encima de la mesa, porque en aquella época mis hijos estaban con COVID en casa y era por si había alguna urgencia, porque yo no uso el móvil en el trabajo. Para él esto fue horrible y lo que me dijo es que no podía tener el móvil allí, que no podía usarlo. Yo remití ese escrito a mi abogada para que tuviera constancia, lo remitió al juzgado, sin pensar que iba a llevarse a trámite, pero con todo lo que ya había pasado acabaron llevándolo y, de hecho, tenemos cita en el juzgado en enero de 2023 por esta cuestión. En el despido pone que yo puse una denuncia "a mala fe" y me dijo que no tendría que haber protestado, que solo era un aviso, y que esa conducta no era aceptable, por lo que estaba despedida.

Entonces, a pesar de aquella sentencia punitiva en 2019, ¿no hubo un cambio de actitud o de las dinámicas en la empresa?

No, no, en absoluto. Después de aquello yo seguía sin poder hablar con nadie, ni ir a junto de mis compañeros ni hacerles ningún tipo de consulta. La situación seguía igual, me tenía en un “despacho”, por llamarle de alguna forma, aislado, que medio lo preparó para tenerme allí aislada del resto de la empresa. Me daba trabajos residuales, me pasaba los días transcribiendo y haciendo tareas sin mucha relevancia. Aquel primer almacén en el que me tenía lo dejó tal cual, pero luego me cambió para otro cerca de la oficina técnica, cerca de donde ellos trabajan, pero es como un descansillo muy estrechito, muy alargado. Vamos, un segundo almacén. Así me tenía.

Después de todo lo vivido, ahora llega el despido, ¿se ve con fuerzas para seguir peleando?

Sinceramente, estoy muy cansada. Lo único que quiero es que se acabe ya todo esto, pasar página y empezar de nuevo. Necesito enfocar mi vida de otra forma, porque llevo 18 años ahí metida y, con todo lo que llevo pasado, necesito cambiar de aires. Al mismo tiempo, es una situación injusta y, por una parte, claro que quiero luchar, pero realmente solo quiero que esto se acabe, que él haga con su vida lo que le dé la gana y me deje en paz. Yo quiero volver a empezar, no quiero estar toda la vida peleando con él.

¿Cree que se la tenía guardada?

Sí, claro, por supuesto. Esta persona va a hacer todo lo que pueda y más por fastidiarme. Son tantos años ya... que yo siempre me pongo en lo peor, siempre estoy pensando que seguro que se sacará de la manga algo para perjudicarme, cualquier historia, y algo de miedo me da. ¿Cómo no me lo va a dar? Por eso quiero que todo esto termine. Por un lado me gustaría que el despido fuera nulo y seguir ahí para que me tuviera que seguir viendo, pero no tengo ganas de seguir así.

Compartir el artículo

stats