Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

Los ganaderos piden actualizar "año a año" el censo de lobos y rebajar su protección

ASAJA juzga la gestión de grandes carnívoros en Europa "un fracaso", y el coste económico, humano y social de los daños causados, "considerable"

Ejemplares de lobo ibérico en el centro de conservación del lobo de la Fundación Patrimonio Natural y Biodiversidad de la Junta de Castilla y León. Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León

Reducir el estatus de protección del que gozan los grandes carnívoros (lobo, oso y lince), y otorgar a los estados miembros de la Unión Europea más flexibilidad para gestionar las poblaciones de estas especies y garantizar su coexistencia con los seres humanos y sus actividades. Son las principales peticiones que han presentado en Bruselas la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) y el colectivo europeo que integran el Comité de Organizaciones Profesionales Agrícolas y la Confederación General de Cooperativas Agrícolas (COPA-COGECA). Exigen revisar la legislación comunitaria sobre grandes carnívoros, al considerar que la gestión realizada en los últimos años ha sido "un fracaso" y que el coste de los daños causados a los ganaderos es "considerable", y no solo en términos monetarios, pues "el impacto humano y social en la ruralidad es aún peor".

ASAJA y COPA-COGECA juzgan "muy necesaria una resolución del Parlamento Europeo que incluya una modificación normativa para que los censos de grandes carnívoros se actualicen "año a año", porque no consideran aceptable que los estados miembros tengan "solo la obligación de mandar datos cada seis años". Otro objetivo ha de ser, dicen, la actualización del estatus de lobos, osos y linces, que en la actualidad es de "protección estricta", para que pase a "protegido" y así "hacer aplicables las medidas de control de una manera más ágil".

Los representantes de agricultores y ganaderos demandan a la Comisión Europea que presente un estudio sobre la directiva sobre conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, aprobada en 1992, "para ver el impacto sobre los grandes carnívoros". Por último, señalan que para que la Comisión Europea pudiera presentar una modificación de los anexos haría falta que el Parlamento Europeo aprobase una resolución sobre ganadería y lobos que presentó la Comisión de Agricultura de la Unión Europea, cuya votación debió celebrarse en febrero, pero que se suspendió por las tensiones con la Comisión de Medio Ambiente. De ahí que ASAJA y COPA-COGECA reclamen "un mayor entendimiento entre esas dos comisiones".

Añaden que el sacrificio de los osos que se acercaban a asentamientos humanos provocó una "clara reducción de la presencia de osos" en esos entornos. Y creen que el "sacrificio de otras poblaciones de grandes carnívoros" propiciará "miedo y respeto en estas especies", algo que ha sido "un aspecto de la vida en el campo durante siglos".

Hay menos lobos de los que se dice, concluye un estudio


Un estudio del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN-CSIC) revela que los métodos de seguimiento utilizados para evaluar el estado de conservación del lobo ibérico (Canis lupus signatus) en España son "insuficientes" y, por tanto, tienden a "sobreestimar tanto el tamaño de las poblaciones como su éxito reproductivo". Para realizar esta investigación, publicada en la revista "Hystrix the Italian Journal of Mammalogy", sus autores han monitorizado la población de lobos del Sistema Central de la península Ibérica durante ocho años (2010-2018) y han comprobado que muy pocas manadas tienen una actividad reproductiva regular que permita, a largo plazo, generar descendencia y expandirse a otros territorios. Estos resultados difieren de los obtenidos por otros autores en áreas con condiciones ecológicas similares, lo que pone de manifiesto que los datos que se utilizan para establecer sistemas de protección para esta especie tienden a extraer "conclusiones demasiado optimistas sobre el estado de las poblaciones de lobo". Es decir, concluye que hay menos lobos de los que recogen las estadísticas oficiales basadas en los seguimientos habituales.


Compartir el artículo

stats