Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Elia Torroella, directora de I+D de HIPRA: "Muchos países europeos están interesados en comprar la vacuna de Hipra"

Elia Torroella , directora de I+D de HIPRA.

-La vacuna de Hipra está en la recta final de los ensayos clínicos. ¿Qué datos tenemos sobre su eficacia?

-Los análisis de los ensayos clínicos a gran escala muestran que la vacuna de Hipra tiene una eficacia igual o superior a la de Comirnaty de Pfizer y BioNTech. Se han observado altos niveles de anticuerpos neutralizantes al cabo de 14 días, tres y seis meses. También hemos visto que el uso de esta vacuna como dosis de refuerzo en paciente previamente vacunados con otras plataformas genera una inmunidad más duradera.  

-La inyección ya ha sido testada con buenos resultados en miles de pacientes sanos. Paralelamente, plantean ustedes iniciar nuevos ensayos en otros grupos de población, como es el caso de niños y adolescentes. ¿Por qué siguen expandiendo los estudios clínicos?

-Es una práctica habitual en los ensayos clínicos. Las vacunas se estudian tanto en adultos como en niños. En el caso del ensayo pediátrico de nuestra vacuna contra el covid-19, las pruebas se iniciarán este mismo otoño. Primero empezaremos con la franja de 12 a 18 años. Luego con la 5 a 11 años. Y finalmente, los niños por debajo de los 5 años. Las pruebas se realizarán tanto en niños sanos como en menores inmunodeprimidos. Esta será una línea aparte de investigación y también tenemos previsto empezar en otoño. 

-Una de las grandes críticas que se ha hecho sobre los ensayos clínicos de las vacunas contra el covid-19 es que no se han estudiado efectos secundarios como, por ejemplo, las alteraciones del ciclo menstrual. ¿Es algo que ustedes han tenido en cuenta durante las pruebas en voluntarios? 

-Sí. Es algo que hemos monitorizado de muy cerca en todas las etapas de la investigación. Según lo que hemos podido observar hasta ahora, y por los datos que hemos presentado ante la Agencia Europea del Medicamento (EMA), este efecto no se ha detectado. Aun así, dado que sabemos que es algo que preocupa a una gran franja de la población, seguiremos monitorizando este aspecto incluso después de lograr la autorización de la vacuna. 

-Ustedes calculan que la vacuna podría estar aprobada de cara a la campaña de vacunación de otoño. ¿Quiénes creen que podrían ser los primeros en recibirla?

-Esta decisión no dependerá de nosotros. Por un lado, habrá que ver en qué momento de la pandemia estamos. Por el otro, establecer los colectivos prioritarios para la campaña de vacunación es algo que compete a las autoridades sanitarias. 

-¿Tienen algún acuerdo de compra firmado?

-Estamos en fases avanzadas de negociación con Europa. No podemos dar demasiados detalles sobre la cuestión porque se trata de acuerdos confidenciales, pero sí podemos decir que las negociaciones están muy adelantadas. Muchos países europeos están interesados en comprar la vacuna de Hipra. También estamos en conversaciones con países de Latinoamérica, Sudeste asiático y Oriente medio.

-¿Cuánto costará una dosis de su vacuna?

-No podemos dar cifras exactas porque se trata de información confidencial. Aun así podemos decir que el precio de nuestra vacuna es mucho más económico que las vacunas de ARN [Pfizer y Moderna, cuyo precio estimado se sitúa entre los 15 y los 20 euros, según la información que ha trascendido hasta el momento].

-¿Qué nos puede decir de los primeros viales de la vacuna de Hipra que lleguen a los ambulatorios?

-Los primeros viales de la vacuna de Hipra tendrán cerca de diez dosis cada uno. Estamos trabajando para tener listos viales monodosis para principios de 2023, para facilitar aún más la logística de la vacunación. Esta vacuna se puede conservar a temperatura de nevera, así que no necesita grandes infraestructuras para almacenarse. En el momento en que tengamos luz verde para repartirla, calculamos que tendremos cerca de 100 millones de dosis de sustancia activa. 

-En el sector farmacéutico se dice mucho que no todas las investigaciones consiguen llegar al mercado. Sea cual sea el futuro de la vacuna de Hipra, ¿qué lecciones creen que podemos aprender de estos años de investigación?

-Hay varias lecciones que hemos aprendido. Empezando, por ejemplo, por la importancia de invertir en investigación básica, porque llegado el momento necesitas tener conocimiento sobre todas las etapas del desarrollo de una vacuna: desde su diseño hasta su producción final. También hemos aprendido lo importante que es contar con la colaboración y el apoyo de todo el ecosistema científico, desde los grupos de investigación hasta los hospitales locales.

-Y usted, como Elia Torroella, ¿con qué lección se queda de todo esto?

-Para mí, personalmente, el aprendizaje más importante ha sido ver que la ciencia española puede hacer cualquier cosa que nos propongamos, porque tenemos el conocimiento y el talento para tirar adelante este tipo de proyectos tan monumentales. Esto nos ha preparado y nos ha hecho más fuertes para hacer frente a las crisis sanitarias del futuro.  

Compartir el artículo

stats