Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas

La Feria de Málaga vista con ojos de mujer

La mayoría de chicas aseguran tener miedo si deben volver a casa solas, por lo que recurren a distintas tácticas para tratar de aumentar la sensación de seguridad

Un grupo de jóvenes se divierte en una caseta del Centro. ÁLEX ZEA

Llevar siempre el móvil. No perder de vista el vaso. Evitar volver sola a casa por la noche. Enviar la ubicación a tiempo real a las amigas. Simular una llamada. Mandar un mensaje al llegar... La mayoría de mujeres se sentirán identificadas con algunas de estas situaciones, interiorizadas, e incluso normalizadas, por muchas jóvenes que lo llevan a la práctica en cada fiesta o salida, sin ser la Feria de Málaga una excepción. 

Durante las últimas semanas, las agresiones de ‘pinchazos’ a mujeres en contextos de aglomeraciones y ocio han recorrido los medios de comunicación y las redes sociales, preocupando a los ciudadanos y administraciones, que no han dudado en poner en práctica distintos protocolos e iniciativas para tratar de prevenirlos. 

Hay quien alega que se ha creado una alarma social desmedida y quien argumenta que es una realidad que no hay que infravalorar. En el caso de Carmen Martín, presidenta de la Plataforma contra los Malos tratos a Mujeres "Violencia Cero", considera que los pinchazos están creando una alarma social cuyo fin es seguir amedrentando a las mujeres. "Entendemos que es una forma de violencia que persigue que no salgamos a la calle y que, si salimos, salgamos con miedo", según sus recientes declaraciones a este periódico.

De una manera u otra, estos días todos los ojos están puestos en la Feria de Málaga, a la espera de ver cómo se desarrolla una de las fiestas más multitudinarias desde que comenzó a expandirse a nivel nacional la ‘técnica de los pinchazos’. 

Más allá del balance final que se haga, La Opinión de Málaga, medio que pertenece al grupo Prensa Ibérica al igual que este diario, ha querido acercarse a las malagueñas y mujeres que vienen a disfrutar de la Feria y valorar si la viven de una manera distinta que los hombres.

Aunque el Ayuntamiento ha tomado distintas medidas para intentar hacer de la Feria un lugar lo más seguro posible (con cacheos aleatorios para localizar agujas y jeringuillas, un dron de la Nacional que sobrevuela la zona del Real o la instalación de 36 cámaras de seguridad vigilando el centro histórico), las mujeres entrevistadas han defendido que siempre queda ese reducto de inseguridad, sobre todo, cuando se trata de regresar solas a casa. 

Mujeres paseando por Centro de Málaga durante la Feria 2022. GREGORIO MARRERO

"Cuando llegues avísame". Pocas serán las jóvenes que no hayan recibido o mandado un mensaje como este. "Igual en otras ocasiones no se hacía tanto, pero, ahora, visto lo visto, se hace cada vez más", señaló Ángela, que siempre que tiene que volver sola a casa llama a alguna amiga. Y no es la única, pues este es uno de los métodos a los que más recurren  las mujeres para tratar de aumentar la sensación de seguridad en el camino de vuelta. 

Otra de las tácticas más habituales es la de enviar la ubicación a tiempo real a algún amigo. "Siempre que salgo mando la ubicación. Aunque vaya en Cabify. No me fio", afirmó Nerea. Sandra también prefiere enviarla siempre por precaución, pues aseguró que, si tiene que volver sola a casa, pasa miedo. 

La escena es habitual. El temor que siguen experimentando las mujeres a una agresión de tipo sexual, o ahora a la sumisión química, sigue siendo una realidad que se incrementa en eventos como la Feria "porque se sale y se bebe mucho más", como puntualizó María, a la que le preocupa especialmente el tema de los ‘pinchazos’ "porque se está escuchando mucho en las redes sociales"Vanesa, por ejemplo, no se inquietaba mucho normalmente, pero "ahora como lo ponen todo el rato en la tele sí que me agobio más". 

 "¿Qué haces en ese caso?", se preguntó también Vanesa. Muchas son las mujeres que se han adelantado y se han planteado o acordado cómo actuar en caso de que ocurra. María tiene muy claro que lo primero sería avisar a sus amigas y al portero de la caseta, para luego buscar a la policía e ir al hospital. Aunque la primera norma para Pilar y sus amigas es no separarse, una de las razones por las que afirmaron que no han tenido miedo al regresar a sus casas durante esta Feria.

En muchas ocasiones más que las propias mujeres son sus padres los que se angustian ante la idea de que pueda pasarle algo a sus hijas. "A mi familia ya no le preocupa tanto que pueda ponerme mala por beber, como que otra persona pueda hacerme algo", destacó Yecenia

No obstante, son varias mujeres las que sostienen que se han sentido seguras durante la Feria, siendo uno de los motivos el elevado número de policías con el que se han encontrado. "En nuestro caso estamos teniendo una experiencia maravillosa. No hemos tenido ningún problema", compartió Miriam. Son seis amigas de Madrid que han venido a Málaga exclusivamente para disfrutar de la Feria, una tradición que habían instaurado desde hace años, hasta que llegó la pandemia. Laura, también quiso señalar que, a pesar de que venían condicionadas por el tema de los pinchazos, no han vivido ningún momento de tensión, e incluso se ha sentido más segura que otros años en el Real. "He visto menos oscuridad, más policías y menos grupos desfasados", explicó. 

Una balanza que, dependiendo a quien se pregunte, parece inclinarse más hacia un lado o hacia otro. Pero que entra en equilibrio cuando se trata de afirmar que la Feria de Málaga se vive de una manera muy diferente dependiendo de si es hombre o mujer. Una realidad que no es exclusiva de la Feria, sino que "es algo exclusivo de ser mujer", como bien matizó Vanesa. 

Compartir el artículo

stats