Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Zaragoza reutilizará el agua de las piscinas para limpiar las calles

FCC adecuará sus equipos para reducir el consumo entre un 30% y un 40% | Para el riego de las zonas verdes se estudian sistemas de gestión y eficiencia

Un operario de FCC limpia con agua a presión una calle del centro de Zaragoza. |

El agua de las piscinas de Zaragoza servirá para algo más que para darse un refrescante chapuzón en verano. La empresa que se encarga del mantenimiento las calles de la capital, FCC, va a reutilizarla para desempeñar las labores de limpieza en la vía pública. Una medida que se enmarca dentro de un plan de eficiencia encaminado a reducir el consumo de agua.

Mantener limpias las calles de la ciudad tiene un alto coste económico y, sobre todo, un importante impacto medioambiental. Ocurre lo mismo con las zonas verdes y son miles los litros de agua que se utilizan a diario, también durante las épocas de sequía como la actual. Así que las políticas de ahorro de este bien preciado, como es el agua, se han convertido en una prioridad y en una obligación para las Administraciones públicas.

En Zaragoza se trabaja para encontrar el equilibro y reducir el consumo sin dejar de actuar en la vía pública o de regar los parques. Los nuevos contratos que licitó el Gobierno de PP-Cs tanto para el mantenimiento de las calles como de las zonas verdes se elaboraron con una premisa, que el servicio se preste de una manera más eficiente. Esta era la prioridad y, en ambos casos, FCC ha sido la adjudicataria.

El agua de las piscinas para limpiar

Una de las medidas más llamativas que pondrá en marcha FCC el próximo año será la reutilización del agua de los vasos de las piscinas públicas. "Todavía se está estudiando en qué instalaciones sería posible, pero lo que queremos aprovechar su vaciado para cargar nuestros vehículos cisterna. De esta manera el ahorro será considerable", explicó el ingeniero jefe del Servicio de Limpieza Pública de FCC, Sergio Ruiz. Por ahora ya se ha comprobado que podrán hacerlo en, al menos, tres instalaciones.

Por otro lado, desde la contrata también están trabajando en implementar un sistema que les permitirá reutilizar el agua destinada a lavar los vehículos y las barredoras. Una tarea que realizan prácticamente todos los días para evitar olores y mantenerlos en las mejores condiciones. Ruiz explicó que se va a tratar el agua para que pueda ser reutilizada en las instalaciones de la carretera de Castellón. Se creará, en definitiva, un circuito cerrado en el lavadero.

Aún hay más y FCC también tiene previsto ahorrar entre un 30% y un 40% el consumo de agua colocando "una boquilla especial" en sus equipos que mezclan el agua con aire, de manera que aumenta la presión reduciendo el consumo. "Con algo tan sencillo vamos a ser más eficientes porque al final lo que más importa es la fuerza del agua", apuntó Ruiz.

Menos consumo en verano

Estas medidas se aplicarán a principios de 2023, cuando FCC renueve sus nuevos equipos, mucho más eficientes que los actuales. Hasta entonces, el consumo de agua diario es de 1.200 m3, 32.000 m3 mensuales. En cambio, durante los meses de verano la cifra desciende un 58% ya que se reduce el número de servicios, al disminuir también la población y, en consecuencia, la suciedad. Así, según fuentes de FCC, en julio y agosto son 700 m3 de agua los que se utilizan cada día para mantener las calles en el mejor estado posible, 19.000 m3 al mes.

El riego de las zonas verdes

Otro de los servicios que también genera un importante gasto de agua en la capital es el riego de las zonas verdes. Para mantener el césped en las mejores condiciones posibles se utilizan cada día entre 7 y 9 litros por metro cuadrado.

Desde el Servicio de Parques explican que existen diferentes sistemas de riego en las zonas verdes, generalmente automatizados por aspersión o goteo, y se está trabajando para poder telegestionar, aumentando la eficiencia del proceso.

La procedencia del agua de riego es diversa y, además de la red municipal de agua potable, proviene de agua de pozo y de captaciones del Canal Imperial de Aragón y la amplia red de acequias existentes en la ciudad.

En épocas de altas temperaturas, como las olas de calor (y el verano en general), se adapta el sistema de riego para que el proceso sea más eficiente, adecuando el volumen de agua a las necesidades fisiológicas de las plantas y evitando situaciones de estrés hídrico o encharcamiento.

Compartir el artículo

stats