Levante-EMV, Valencia

El cadáver de una mujer de mediana edad, con signos externos de violencia, fue descubierto al mediodía de ayer en una cuneta de la AP-7, dentro del término municipal de Alzira, por los propios operarios de la autopista de peaje. Todo apunta a que la víctima, que no portaba documentación, fue asesinada y abandonada en el mencionado lugar unas horas antes del hallazgo, según indicaron ayer a este diario fuentes de toda solvencia. Al parecer, los investigadores trataban anoche de averiguar la identidad de la fallecida por medio de algún objeto que podría haber sido encontrado junto al cuerpo, añadieron las fuentes antes mencionadas.

El cuerpo sin vida fue descubierto alrededor de las dos y media de la tarde por dos operarios de la autopista a tan solo un kilómetro de la estación de peaje de Algemesí. Una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico se desplazó al lugar pero, al comprobar que no había vestigios que indicaran que se trataba de un atropello, dieron aviso a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Alzira.

Fuentes cercanas al caso afirmaron que, tras un primer examen y a la espera de los resultados de la autopsia, se trataría de una muerte violenta, por lo que el Grupo de Homicidios ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de la misma.

Horas después del hallazgo, el juez de guardia ordenó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Valencia para que durante la jornada de hoy le sea practicada la autopsia. Del examen del cadáver realizado por los médicos forenses se obtendrán datos claves para el desarrollo de la investigación de este nuevo crimen: cómo se produjo el fallecimiento y cuánto tiempo ha transcurrido desde entonces. A partir de ahí empezarán las pesquisas policiales para tratar de identificar al autor o autores del asesinato de esta mujer.