Pese a tener constancia del día y la hora en que iba a ser desalojado, un narco se dejó en su piso de Valencia un laboratorio completo de adulteración de cocaína y tres kilos y medio de esa sustancia de elevada pureza. Sólo la droga vale más de 100.000 euros. El estupefaciente, como es obvio, ha terminado en manos de la policía y el sospechoso, detenido junto con un compinche.

El hecho, insólito, ocurrió la semana pasada en el distrito valenciano de Trànsits, cuando la comisión judicial, acompañada por agentes de la Policía Local de Valencia, acudieron al piso para desalojar al inquilino y cambiar la cerradura. En la casa no había nadie, pero al inspeccionarla, los policías locales vieron dos bidones grandes, que contenían un polvo blanco con aspecto sospechoso.

La Policía Local dio cuenta al Cuerpo Nacional de Policía, cuyos agentes antidroga se hicieron cargo del caso. Así, sometieron a vigilancia el piso, en previsión de que los dueños de la cocaína regresasen a por ella -cada kilo de cocaína cuesta entre 25.000 y 30.000 euros, y adulterada, aún genera más beneficios porque aumenta considerablemente su peso al añadirle otras sustancias-.

Además, solicitaron una orden de entrada y registro en el juzgado de guardia de Valencia.

Las sospechas policiales no tardaron en convertirse en realidad. A las ocho de la tarde de ese mismo día, cuando los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) se disponía a realizar el registro del domicilio, se toparon con dos hombres que, martillo y destornillador en mano, intentaban entrar por la fuerza en el domicilio.

Ambos fueron detenidos. Se trata de dos hombres de 32 y 35 años, de origen colombiano y dominicano, respectivamente, y que hasta ese momento carecían de antecedentes policiales.

Ambos han ingresado en prisión por orden judicial, aunque se negaron a declarar.

Además de los 3.416 gramos de cocaína de gran pureza, los agentes intervinieron en la casa 70 kilos de sustancias de las utilizadas ha-bitualmente para adulterar esa droga -tetracaína--, cafeína y fenacetina-, así como prensas, una máquina para envasar al vacío y otros elementos para procesar la droga.

Fianzas de 50.000 euros por los 150 kilos de coca

Los cinco detenidos la semana pasada por la Guardia Civil en Valencia y Bétera por su presunta relación con un alijo de 150 kilos de cocaína intervenidos en abril pasado en el puerto de Tarragona ya están en libertad. De los ocho arrestados inicialmente, cinco fueron trasladados a Tarragona el jueves y comparecieron ante el juez al día siguiente, viernes. Tras tomarles declaración y examinar el resultado de la última fase de la investigación, el juez decretó libertad provisional sin fianza para tres de ellos y libertad eludible con el pago de una fianza de 50.000 euros para cada uno de los otros dos, los principales acusados: Rubén G. V. y Rafael O. M., defendidos por los letrados valencianos Carlos Barbas Galindo y Mónica Cabanes Ferrando, respectivamente. t. d. valencia