La Policía Nacional ha detenido en Sagunt a un español de 50 años como presunto autor de al menos tres atracos con violencia e intimidación a entidades bancarias en Pamplona, Castelló y Albacete, en los que obtuvo un botín de cerca de 30.000 euros. Según fuentes policiales, el atracador accedía a las sucursales a media mañana, intimidaba a los empleados con un arma simulada y una vez obtenido el botín, huía rápidamente. En el registro realizado en su domicilio de Sagunt se intervino un arma de fuego simulada, balines, una bandolera, una gorra, ropa utilizada durante los asaltos y dinero en efectivo.

El pasado 20 de julio entró en una entidad bancaria en Pamplona y amenazó a los empleados con un arma de fuego, apoderándose de un botín de 25.000 euros. A finales de agosto, se produjo un segundo atraco, esta vez en una sucursal en Castelló, de donde se llevó el cambio de la caja y diez bolsas con cien monedas de diez céntimos cada una.

El último de los robos lo cometió el pasado día 17 en una caja de ahorros de Albacete, donde obtuvo 3.700 euros.