08 de septiembre de 2013
08.09.2013

"Tenía una obsesión enfermiza y egoísta con mi hija que no me gustaba"

La madre de Raquel Ten, primera víctima mortal de la violencia machista de 2013, asegura que su asesino la acosaba y la había amenazado - El acusado la siguió hasta Benaguasil, la vio entrar con un hombre, y después de llamar dos veces a la puerta, se fue a su casa y regresó armado con un machete

08.09.2013 | 01:00
Raquel Ten es abrazada por José María M., el hombre que acabaría con su vida a principios de 2013.

La lacra de la violencia contra la mujer eligió la provincia de Valencia como el escenario del primer crimen machista de este año 2013. Raquel Ten, de 33 años y madre de dos hijos de seis y once años, fue brutalmente acuchillada en el cuello y el rostro por su expareja sentimental en una calle de Benaguasil la noche del pasado 3 de enero. Meses después de este asesinato siguen conociéndose detalles de las últimas semanas de vida de la víctima, quien vivía acosada y amenazada por su excompañero, quien no aceptaba verla con ningún otro hombre, según reconocen fuentes de la familia de la fallecida. "Tenía una obsesión enfermiza y egoísta con mi hija que no me gustaba", asegura Carmen, madre de la víctima.
Este carácter posesivo y violento del asesino, que se encuentra en prisión provisional después de entregarse y reconocer su crimen, le hizo protagonizar varios incidentes en el domicilio de su expareja, hasta el punto de que la madre de la fallecida tuvo que echarlo de la casa al no poder aguantar más el trato que tenía con su hija. "Era el típico hombre de para mí o para nadie", afirma Carmen. Así, aprovechando la relación que seguían manteniendo por el bien de su hijo en común, el acusado llegó incluso a colocar el teléfono móvil en el baño, y lo dejó grabando, para captar a su exnovia mientras se duchaba.
Esta es sólo una pequeña muestra de la obsesión que el asesino tenía por Raquel, a quien seguía habitualmente para controlar todas sus compañías. José María M. M., de 39 años, había trabajado de camionero pero llevaba seis largos años en el paro. "Como tenía todo el tiempo del mundo se dedicaba a seguirla y acosarla", lamenta la madre de la fallecida.
"Me las vas a pagar todas juntas", amenazó el acusado en una ocasión a Raquel, en presencia de su madre. Pese a esta sensación de acoso y a las amenazas de José María, la víctima no había llegado a presentar denuncia alguna contra su excompañero porque no pensaba que se atreviera a tanto, así como por mantener alejado de problemas a su hijo pequeño, fruto de su relación con el acusado.

Regresó armado
La noche del 3 de enero de este mismo año, el presunto homicida acudió al domicilio de Raquel, según su declaración ante la Guardia Civil, para "devolverle unos efectos personales". En ese momento vio salir a su expareja en coche y decidió seguirla, según él mismo reconoció. La mujer llegó a las 21.30 al domicilio de un amigo en la calle Cirilo Amorós de Benaguasil, donde permaneció hasta las 22.45 horas. En ese transcurso de tiempo el acusado, que había visto cómo salía un hombre a recibir a su exnovia, llamó hasta en dos ocasiones al timbre, sin obtener respuesta alguna.
Fue entonces cuando decidió ir a la vivienda que había compartido con Raquel, situada en la Pobla de Vallbona, a unos diez minutos del lugar. Allí cogió un machete -tipo Rambo-, de doble hoja y con sierra, y regresó a Benaguasil para esperar a que saliera su víctima, según el propio acusado reconoció en su declaración inicial. Esto prueba que existía intencionalidad por parte del imputado por un delito de asesinato.
Cuando la mujer salió del domicilio de su amigo y ya se había subido a su coche, José María colocó su vehículo obstaculizándole la salida de la calle a su expareja. Después de varias recriminaciones consiguió lo que quería, que Raquel abandonara el coche y se encarara con él. Fue en ese momento en el que sacó el machete que hasta ese instante había mantenido oculto bajo su chaquetón y atacó a su víctima sin piedad alguna.
El supuesto amigo de la fallecida salió al escuchar los gritos de auxilio de ésta, pero al ver el cuchillo que portaba su agresor corrió a refugiarse en su domicilio. Asimismo, los vecinos que presenciaron la terrible escena trataron de detener al asesino insultándole y arrojándole objetos desde la ventana, pero José María se mostraba ajeno a todos ellos y seguía encima de su víctima asestándole numerosas cuchilladas en el cuello y la cara.
Tras asegurarse de su muerte huyó del lugar en su vehículo antes de la llegada de la policía. Sin embargo, en su apresurada huida dañó los bajos del coche y en la CV-35, a la altura de la discoteca Arabesco, el vehículo lo dejó tirado. Ya sin posibilidad de escapar y consciente de que había numerosos testigos que lo identificarían, el acusado telefoneó a dos amigos y a su hermana confesando su crimen. "Ya lo he hecho, ya la he matado, le he cortado el cuello", le dijo a uno de ellos. Acompañado de su cuñado, el asesino se entregó en la Jefatura de Policía Nacional de Valencia.
"Moralmente por dentro me siento muerta", confiesa aguantando las lágrimas la madre de la fallecida. "Espero que no vuelva a pisar la calle, o que cuando lo haga yo ya no esté en este mundo, porque no sé lo que haría".

Raquel pensaba que estaba embarazada

Aunque no se lo había dicho a nadie de su familia todavía, se sospecha que Raquel murió creyendo que estaba embarazada, prueba de ello es el test de embarazo que encontraron los agentes en su bolso y que había resultado positivo. No obstante, tras realizarle la autopsia los forenses comprobaron que el útero estaba ocupado por un pequeño saco gestacional de dos centímetros pero que el embarazo no hubiera prosperado ya que se trataba de un "huevo huero", es decir, sin embrión.
Raquel estaba muy unida a sus dos hijos, que actualmente tienen doce y siete años. El pequeño, que todavía no ha querido ir al cementerio por miedo, tiene una foto de ella junto a la cama y antes de dormir siempre le da un beso de buenas noches, según explica su abuela. "Ha destrozado nuestra familia y dos criaturas inocentes son las que están pagando lo que hizo", se lamenta Carmen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.