Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brutal agresión

Le da una paliza para robarle 20 euros en su casa

La mujer, de 92 años y de Torrent, tiene un coágulo en la cabeza, mientras que el agresor ha sido detenido

Ana María se recupera en el hospital de la brutal agresión.

Ana María se recupera en el hospital de la brutal agresión. I. Cabanes

«Estaba durmiendo y sentí caerse la mosquitera. Me desperté y vi unas sombras en la puerta de la habitación», relata Ana María, una vecina de Torrent de 92 años. «¿Eh, tú dónde vas?», recuerda que le dijo al desconocido que se coló en su casa de madrugada para robar. Acto seguido y sin que el asaltante pronunciara palabra alguna éste se dirigió a la cama donde se trataba de incorporar la nonagenaria y le propinó dos fuertes puñetazos en la cara, quedando ésta inconsciente. «Se acercó y me pegó, luego ya no recuerdo nada, debí de perder el conocimiento», apunta la víctima, que se recupera de las lesiones que le causó su agresor en el Hospital General de Valencia. Los facultativos le han detectado un coágulo en el cerebro producto de los golpes en la cabeza, aunque por suerte la anciana ya se encuentra fuera de peligro.

La Policía Nacional de Torrent arrestó al sospechoso apenas unos minutos después de la agresión gracias a la colaboración de un vecino que lo vio salir del inmueble corriendo y facilitó la descripción a los agentes, según relataron fuentes vecinales. El detenido, de 36 años y nacionalidad española, cuenta con numerosos antecedentes por robos con fuerza, así como otros en los que también usó la violencia e intimidación.

La brutal agresión a esta mujer indefensa, que se encontraba descansando en su cama, se produjo en torno a las cinco de la madrugada del sábado en una planta baja de la calle San Jerónimo de Torrent, donde reside sola la nonagenaria desde hace siete años que faltó su marido. Al parecer, el ladrón entró por un ventanal trasero tras arrancar la mosquitera y comenzó a revolver los cajones de la vivienda en busca de dinero y joyas. Según relataron familiares de la agredida, el violento delincuente apenas se llevó dos anillos, un reloj y veinte euros en metálico que la anciana tenía en su monedero en la mesita de noche.

Le colocó el monedero en la boca

Los familiares de Ana María no entienden la violencia que utilizó el asaltante para robarle a una simple anciana con movilidad reducida que no podía oponer resistencia alguna. Además, para impedirle que pudiera pedir ayuda si recobraba el conocimiento, el ladrón le colocó el monedero vacío en la boca, y dejó su andador en el comedor para que tampoco pudiera moverse de la cama.

De hecho, la nonagenaria recuerda que recobró el conocimiento al oir a la policía tocar el timbre insistentemente, pero que no podía llegar hasta la puerta para abrirles al no tener cerca su andador. Cuando los agentes lograron al final acceder al interior de la casa encontraron a la anciana con el rostro hinchado por los golpes y totalmente ensangrentada.

Una ambulancia del SAMU la trasladó al Hospital General de Valencia, donde ingresó en la UCI en estado muy grave. En un primer momento, y dada su edad, se temió por su vida, aunque tras tres días hospitalizada su evolución es favorable. «Hoy me han hecho un TAC porque todavía me duele mucho la cabeza», reconoce Ana María, que padece un pequeño coágulo en el cerebro.

Compartir el artículo

stats