Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aparición del cadáver

Encuentran descuartizado en un barranco de Pego al hombre acuchillado en Gandia

Uno de los detenidos conduce a la Guardia Civil hasta el barranco donde arrojaron las bolsas de basura con los restos de la víctima

Encuentran descuartizado en un barranco de Pego al hombre acuchillado en Gandia

Encuentran descuartizado en un barranco de Pego al hombre acuchillado en Gandia

La Guardia Civil encontró, a primera hora de la tarde de ayer, el cadáver descuartizado de Javier Abil Orpegui, el hombre de 45 años desaparecido en la madrugada del pasado 5 de mayo tras salir de copas por el Grau de Gandia, y por cuyo asesinato han sido detenidos los tres jóvenes lituanos a los que el grupo de Homicidios de la Comandancia de Valencia buscaba intensamente desde las horas siguientes al homicidio, tal como adelantó en exclusiva Levante-EMV.

El cuerpo, distribuido en grandes bolsas de basura, había sido arrojado a un barranco próximo a la carretera que enlaza Pego con el Verger, en la Marina Alta, y cubierto con la maleza para impedir que algún ciclista pudiera encontrarlo, aunque se trata de un paraje inhóspito y poco transitado.

Los investigador

es del grupo de Homicidios han rastreado una y otra vez no sólo el área más próxima al lugar donde desapareció la víctima -lo que incluyó el drenaje de la desembocadura del río Serpis-, sino también los lugares que habían frecuentado o podían conocer los tres sospechosos, a quienes se había identificado y se tenía bajo vigilancia desde hacía semanas.

Sin embargo, el cuerpo no pudo ser hallado hasta que los especialistas de homicidios de la Guardia Civil de Valencia decidieron, con el conocimiento del juzgado que instruye la causa, detener a los tres sospechosos, algo que se produjo el lunes al amanecer, en los pisos de Gandia y el Grau donde residían. En las horas siguientes, se derrumbaron y acabaron confesando el crimen y la ubicación del cadáver.

Los agentes se desplazaron a primera hora de ayer al paraje indicado por los detenidos, un angosto barranco al pie de la carretera CV-728. En la comitiva participó al menos uno de los arrestados, quien, en presencia del abogado que le asistió, fue facilitando las indicaciones que permitieron finalmente hallar el cuerpo. Una vez levantado por orden del juez de guardia de Dènia, los restos fueron llevados al Instituto de Medicina Legal de Alicante, donde hoy practicarán la autopsia dos médicos forenses.

Javier Abil comió con su familia el domingo, 4 de mayo, y por la tarde se despidió anunciando que iba a tomar algo a un bar. Su coche perfectamente aparcado y sin evidencias violentas, fue encontrado unos días después por un tío suyo en la Ronda de Venecia, al pie de la playa del mismo nombre, en el Grau.

Compartir el artículo

stats