Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sentencia

La Audiencia impone tres años al guardia civil que extorsionó a un hombre en Carcaixent

El agente ha sido condenado por un delito de falsedad y otro de estafa por un jurado popular

La Audiencia Provincial de Valencia ha impuesto tres años y tres meses de prisión al guardia civil que extorsionó a un vecino de Carcaixent porque estaba agobiado por la hipoteca. El agente ha sido condenado a tres años de cárcel por un delito de falsedad y a tres meses por otro de estafa. Además, ha sido inhabilitado durante tres años y deberá pagar una multa.

El tribunal del jurado declaró el 11 de junio culpable al guardia civil. El agente, que ahora estaba destinado en Soria, admitió en el juicio que pidió dinero a la víctima porque no podía hacer frente a sus deudas. La Guardia Civil arrestó al agente cuando acababa de recibir un primer pago de la víctima de 1.000 euros.

La Fiscalía y la acusación particular, que ha ejercido el abogado Javier Gimeno, pidieron tras escuchar el veredicto que el agente fuera condenado a cuatro años por un delito de falsedad en documento oficial y a un año y ocho meses por un delito de estafa.

Los hechos ocurrieron entre finales de octubre y principios de noviembre de 2010. El denunciante es una persona que tenía antecedentes policiales por tráfico de drogas y el acusado lo eligió por ese motivo como víctima. El agente advirtió al hombre de que estaba siendo investigado por un delito de narcotráfico por un juez de Alzira y le ofreció realizar un informe exculpatorio a cambio de una gran cantidad de dinero. En realidad, ningún magistrado de Instrucción mantenía abierta una investigación contra la víctima.

El condenado, según el denunciante, inicialmente pidió 100.000 euros, aunque fue rebajando sus pretensiones al constatar que la víctima no tenía dinero. El hombre explicó en el juicio que llegó a temer por su vida y lamentó que inicialmente no le hicieron caso. Al final optó por grabar una de las reuniones que tuvo con el agente.

La víctima entregó la grabación a la Guardia Civil, que montó un dispositivo para arrestar al agente. Los guardias civiles detuvieron al procesado en cuanto la víctima le entregó los mil euros como anticipo.

Compartir el artículo

stats