Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen

Los detenidos se ensañaron con Javier Abil y le acuchillaron una veintena de veces

El juez de Gandia envía a prisión a los tres lituanos arrestados por el crimen homófobo del Grau

Los detenidos se ensañaron con Javier Abil y le acuchillaron una veintena de veces

Los detenidos se ensañaron con Javier Abil y le acuchillaron una veintena de veces

Cerca de una veintena de cuchilladas acabaron con la vida de Javier Abil Orpegui, el hombre de 45 años que fue cruelmente asesinado en un piso alquilado del Grau de Gandia presuntamente por los tres jóvenes lituanos arrestados esta semana y que desde anoche duermen en sendas celdas de la prisión de Picassent por orden judicial. Es el informe preliminar de la autopsia que los forenses de Alicante han avanzado al juez de Instrucción número 3 de Gandia, que ayer recibió declaración de los detenidos al estar de guardia.

De momento, los médicos han centrado su trabajo en examinar el torso de la víctima, donde han apreciado cerca de veinte lesiones de arma blanca, varias de ellas mortales por afectar a órganos vitales y que, en todo caso, le provocaron la muerte por la hemorragia masiva causada, lo que demuestra que los autores de este crimen de tintes homófobos se ensañaron con su víctima. El estudio forense proseguirá hoy, según las fuentes consultadas por Levante-EMV.

Los tres detenidos -dos de ellos en sendos pisos de Gandia y el tercero, en el del Grau, donde residía y donde fue cometido el asesinato- llegaron al juzgado en coches separados -estaban incomunicados- entre las 7.15 y las 7.45 horas, informa Ximo Ferri. A las ocho en punto, en cuanto las dependencias judiciales abrieron sus puertas, comenzó el desfile de acusados ante el juez. El primero en ser interrogado fue el inquilino del piso del Grau donde fue cometido el crimen. El arrestado, que fue el primero en confesar durante su declaración ante los investigadores en la Comandancia de Valencia, mantuvo su versión ante el juez, el fiscal y la abogada de oficio que le asistió.

Tras él, compareció ante el magistrado el más joven de los imputados, de 20 años, y, por último, fue llamado a declarar el supuesto autor material del asesinato, a quien los otros dos señalan como cabecilla y promotor del homicidio. El presunto asesino incluso dirigió una risa provocadora y sardónica a los familiares de Javier que esperaban a las puertas del juzgado.

El día en que Javier cumplía los 46

Una vez escuchados los tres, que se incriminan entre sí con versiones contradictorias, y analizado el atestado que recoge la investigación desarrollada a lo largo de 50 días por los agentes del grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia, el juez decretó prisión preventiva para los tres el mismo día que Javier hubiera cumplido los 46 años.

El magistrado también tuvo en cuenta los informes de criminalística que certifican el hallazgo de sangre humana en las baldosas del comedor de la vivienda donde fue asesinada y descuartizada la víctima, a quien invitaron a la casa para supuestamente propinarle una paliza por su condición de homosexual, antes de arrojar sus restos a un paraje aislado de la carretera CV-728, entre Pego y Ràfol d'Almúnia.

Compartir el artículo

stats