Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

Un conductor ebrio que destrozó un coche de la Policía acepta 15 meses

El vehículo policial resultó «siniestro total» y el agente que lo conducía sufrió la rotura del tabique nasal

Un conductor ebrio que destrozó un coche de la Policía Nacional en Valencia ha aceptado una condena de quince meses de cárcel. El vehículo policial resultó «siniestro total» y el agente que lo conducía sufrió heridas graves. El procesado deberá ingresar en prisión porque ya tenía otra condena de cuatro meses de cárcel por conducir bajo los efectos del alcohol. La primera condena es del 25 de agosto de 2009.

El acusado, un joven de 28 años, sufrió el accidente con el vehículo policial sobre las 5.20 horas del 7 de febrero de 2011. El imputado «había ingerido tal cantidad de alcohol que tenía severamente mermadas sus facultades», según ha quedado acreditado tras el juicio.

El procesado circulaba ebrio por la avenida Peris y Valero a una velocidad muy superior a la permitida cuando se saltó un semáforo en rojo y embistió al coche de la Policía Nacional un vehículo camuflado en la calle Zapadores de Valencia. El policía circulaba correctamente cuando se vio sorprendido por el acusado.

El agente sufrió la rotura de los huesos de la nariz y necesitó llevar un collarín cervical. «El vehículo policial sufrió desperfectos de tal consideración que fue declarado siniestro total, siendo su valor venal de 5.777 euros», según los hechos probados. El procesado dio 0,56 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado en la primera prueba y 0,54 en la segunda.

Compartir el artículo

stats