Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Robo

Roban dos bicicletas-patrulla de la policía local en el retén de la playa de la Malva-rosa

Los ladrones forzaron la puerta de las dependencias policiales aprovechando la falta de vigilancia por la noche

Los amigos de lo ajeno ya no respetan ni las instalaciones policiales, y más aún en el caso de que éstas no tengan vigilancia alguna por las noches. Sólo así puede entenderse cómo un grupo de personas se coló el pasado fin de semana de madrugada en el retén de la Policía Local de Valencia destinado al operativo de playas, situado en la Malva-rosa, y sustrajeron dos bicicletas de las que utilizan los agentes para patrullar por el paseo marítimo. Además los supuestos delincuentes se llevaron también un casco y una cazadora, también propias de la uniformidad policial, y un gran número de latas de cerveza y refrescos que durante el día había intervenido la policía a los vendedores ambulantes de la playa.

Al parecer, los ladrones aprovecharon que dichas dependencias policiales, utilizadas únicamente durante la campaña de vigilancia de playas, no cuentan con sistema de vigilancia alguno, ni alarma ni cámaras de seguridad, y por las noches, a partir de las 22.00 horas se quedan vacías. De hecho, las patrullas nocturnas se suelen pasar por allí cada cierto tiempo pero no pueden estar pendientes de su vigilancia.

Además, se trata de una simple garita acristalada cuya puerta fue fácilmente forzada por los ladrones haciendo palanca. Se investiga si éstos iban a por las bicicletas para luego venderlas o se trata más bien de un acto vandálico en represalia por la fuerte presión que ese mismo día había hecho la Policía Local en la zona de playas con los vendedores ambulantes de bebidas. De hecho, en el retén se encontraban también gran cantidad de latas que también fueron sustraídas.

El domingo por la mañana, una vez descubierto el robo, la Policía Local de Valencia montó un operativo en el Rastro por si los ladrones tenían la desfachatez de intentar vender las bicicletas policiales, las cuales están rotuladas. No obstante, fuentes consultadas por este periódico indicaron que existen más posibilidades de que se trate de un mero acto vandálico y que las personas que se la llevaron las tengan como un simple trofeo en casa. Asimismo, el valor de las bicicletas no es elevado ya que se trata de un modelo antiguo y el objeto de mayor valor del retén, el ordenador portátil, es llevado todos los días al retén del Marítim antes de cerrar las instalaciones para evitar robos como éste.

Compartir el artículo

stats