Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

"Noté un pinchazo en la columna y ya no paró de apuñalarme"

Un joven se enfrenta a once años de cárcel por apuñalar a otro que no conocía junto a una discoteca

"Noté un pinchazo en la columna y ya no paró de apuñalarme"

"Noté un pinchazo en la columna y ya no paró de apuñalarme"

Un joven de Catarroja (Ramón M. alías El Rebote) se enfrenta a una petición de condena de 11 años de cárcel por asestar ocho puñaladas a otro chico que no conocía porque no le invitó a beber. El acusado insistió en su declaración en que no recordaba lo sucedido porque había ingerido gran cantidad de alcohol y drogas, aunque admitió la agresión y pidió perdón. La víctima, un joven que ahora tiene 24 años, explicó al tribunal que el agresor se ensañó con él. El acusado permaneció tres meses huido.

Los hechos ocurrieron sobre las 6.00 horas del 5 de mayo de 2012 en el aparcamiento de una discoteca situada en un polígono industrial de Alfafar. El acusado se dirigió al joven que estaba consumiendo alcohol en el aparcamiento y le pidió que le diera bebida. La víctima se giró y cuando estaba de espaldas recibió una puñalada casi a la altura del cuello. El joven cayó al suelo y el acusado supuestamente continuó propinándole puñaladas en el abdomen y en el brazo.

La Fiscalía solicita que Ramón M. sea condenado a siete años y seis meses de cárcel y la acusación particular reclama once años y tres meses. El acusado reconoció que nunca había visto a la víctima e incidió en que no recordaba lo sucedido. «No niego haberlo hecho, pero no lo recuerdo. Había tomado muchas pastillas, cocaína y alcohol. Ante todo quiero pedirle perdón. Lo siento mucho de corazón», señaló. El imputado añadió que tras el suceso se asustó y permaneció escondido varios meses. Ramón M. se entregó en el cuartel de la Guardia Civil de Alfafar cuando los agentes encargados del caso ya habían estrechado el cerco sobre él.

La víctima, un vecino de Benifaió, lamentó que no pudo hacer nada para evitar la agresión. «Me pidió alcohol y no se lo di. Me giré y noté un pinchazo muy fuerte en la columna. Empezó a apuñalarme y ya no había manera de que parara. Me pinchó por los brazos, el abdomen y la columna. Me dio ocho puñaladas», lamentó.

La víctima añadió que permaneció 45 días en el hospital y que los médicos le advirtieron que se olvidara volver a caminar, aunque finalmente sí que ha recuperado la movilidad. El joven destacó que el acusado «sabía muy bien lo que hacía. No sé si paró porque pensaba que me había matado».

La fiscal del caso solicita que el acusado, que permanece en prisión preventiva desde su arresto en agosto de 2012, indemnice a la víctima con 28.300 euros por el tiempo que tardó en curarse de las heridas y con 49.000 euros por las secuelas que sufre.

Compartir el artículo

stats