La abuela de la niña dominicana supuestamente asesinada junto a su madre por el novio de ésta asegura que puso una denuncia en enero contra el acusado pero que el juzgado la archivó porque según ellos era «ilegible». Leonarda Sánchez siente rabia porque está convencida que los crímenes se podían haber evitado cuando interpuso en los juzgados de Plaza de Castilla el pasado 16 de enero una denuncia contra esta persona por maltratar a su nieta Algelys, de nueve años, y a la madre de esta, Adolfina, de 32, así como por amenazarla a ella misma. Posteriormente, el 1 de julio denunció la desaparición de ambas, e insistió ante la Policía en que las buscaran porque temía que Raúl les hubiera hecho daño.

Asimismo, en agosto este familiar volvió a los juzgados para saber cómo iba la denuncia de enero y le dijeron que «se había archivado porque era ilegible», por lo que interpuso otra nueva denuncia. Por todo ello anunció que pretende emprender acciones legales contra la Justicia y la policía por negligencia y racismo.

Por su parte, la titular de Juzgado de Instrucción número nueve de Madrid ordenó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para el hombre detenido el lunes por la muerte de su novia y de la hija de ésta, ambas dominicanas y cuyos cuerpos fueron hallados el martes en un pueblo de Zamora después de que el presunto asesino confesara los crímenes. Los supuestos restos de las víctimas fueron encontrados en un pozo de una finca de San Vicente de la Cabeza (Zamora) a la espera de que la autopsia confirme al cien por cien que se trata de la madre y su hija desaparecidas desde el pasado 30 de junio.