Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Sale de un bar y es detenido por negarse a soplar tras mover el coche mal aparcado en Xàtiva

El juzgado le ha impuesto 16 meses de retirada del permiso de conducir por la alcoholemia y por la negativa

Un hombre que se encontraba tomando algo en un bar de Xàtiva salió a la calle al ver que la Policía Local estaba por la zona y temiendo que le multaran por tener el vehículo mal estacionado movió el coche a instancias de los agentes. Tan pronto como puso la marcha para quitar el coche y estacionarlo correctamente en otro lugar de la calle, los agentes le informaron que tenía que someterse a la prueba de alcoholemia. El conductor, de 54 años y nacionalidad rumana, estaba incrédulo ante lo ocurrido y se negó a someterse a la pertinente prueba, alegando que únicamente había movido el coche porque se lo habían dicho los policías, pero que no pretendía conducir hasta que no le bajaran los efectos del alcohol. Sus excusas resultaron inútiles y finalmente acabó detenido e imputado por dos delitos contra la seguridad vial, uno por la negativa a someterse a la prueba de alcoholemia y el otro por conducir presuntamente bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Un juzgado de Xàtiva le ha impuesto ahora una pena de 16 meses de retirada del permiso de conducir, así como cuatro meses de prisión -que le han sido suspendidos al carecer de antecedentes- y 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad. En el juicio rápido el acusado reconoció los hechos ante el juez y aceptó una rebaja en la pena.

Los hechos ocurrieron el pasado 12 de noviembre, en torno a las siete de la tarde, cuando el vehículo del hombre se encontraba estacionado en la calle Escultor Salvador Esteve de Xàtiva invadiendo parcialmente la acera. Esta persona estaba dentro del bar tomando alguna bebida cuando se percató de la presencia de la Policía Local y salió a ver si molestaba el coche. No obstante, para evitar una posible multa por mal estacionamiento, se subió al coche para aparcarlo correctamente y nada más arrancar el motor y poner la marcha atrás, los agentes le hicieron parar y le informaron de que debía soplar por el etilómetro. Tras negarse a someterse a la prueba de alcoholemia fue detenido. Asimismo su vehículo fue inmovilizado y trasladado a la base de grúas.

Compartir el artículo

stats