Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Operación policial

Confiscan 100 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de maíz en el Puerto

Es el segundo alijo detectado durante una revisión en los muelles valencianos en sólo seis días

La Unidad de Análisis de Riesgos (UAR), integrada por agentes de la Guardia Civil y de Aduanas, ha confiscado un nuevo cargamento de cocaína que llegó al puerto de Valencia el pasado miércoles, camuflado entre la carga legal de un contenedor que traía maíz en grano para una empresa valenciana que no guarda relación alguna con el alijo. Es el segundo gran cargamento que llega a Valencia en apenas seis días, y el tercero confiscado en lo que va de año.

Los cien kilos de cocaína estaban ocultos en tres bolsas grandes de viaje que los narcos habían colado en el contenedor de maíz sin que lo supieran ni el importador valenciano, ni el exportador. En esta ocasión, el cereal procedía de Perú y fue cargado en el puerto de El Callao, uno de los habituales en los que las redes de narcotraficantes suelen operar escondiendo sus alijos en envíos legales de empresas españolas con un fuerte volumen de comercio, lo que les permite colar la droga con mayores garantías.

El último cargamento fue aprehendido el miércoles de la semana pasada, durante una revisión rutinaria de contenedores procedentes de rutas marítimas «calientes».

Tras confiscar la droga, ésta fue enviada a Sanidad, donde permanecerá almacenada hasta que el juez ordene su destrucción en las próximas semanas. De momento, no hay detenidos, ya que se desconoce quién era el destinatario del estupefaciente.

El pasado 19 de febrero, la UAR ya había intervenido otro gancho perdido -el sistema descrito de colar droga en envíos comerciales legales- de 177 kilos de cocaína que, en esa ocasión, viajaron en un contenedor que traía tablones de madera importados de Chile.

Compartir el artículo

stats