Agentes de la Policía Nacional han detenido en Alzira a un fugitivo francés, que estaba condenando a 30 años de prisión por varios delitos de robo con violencia, asociación ilícita, tenencia ilícita de armas, blanqueo agravado y robo con fuerza.

Un dispositivo policial permitió a los agentes detectar al investigado cuando éste abandonaba, en compañía de su novia, un centro comercial en la localidad valenciana, según informa el cuerpo policial en un comunicado.

Un equipo de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) interceptó y redujo al sospechoso, que fue arrestado en virtud a una Orden Europea de Detención y Entrega emitida por las autoridades galas.

En el momento de su arresto, el fugitivo portaba un carné de identidad y un permiso de conducir franceses manipulados, por lo que también ha sido imputado por falsedad documental y usurpación del Estado Civil.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia, del Grupo de Localización de Fugitivos de la Comisaría General de Policía Judicial, los GOES de Valencia y la Policía francesa.

Las mismas fuentes han informado también del arresto en Fuengirola (Málaga) de otro hombre, de 28 años de edad, integrante de un grupo de atracadores y responsable de varios robos en domicilios, que estaba reclamado en el Reino unido.

En uno de los asaltos en los que participó, en mayo de 2014, accedió a un domicilio junto a otros miembros de su banda y lograron apoderarse de 1.300 libras esterlinas, joyas y dos pasaportes, después de golpear y amenazar a los ocupantes, y a quien se le imputan otros dos robos en viviendas, cometidos en 2013.

El Grupo de Localización de Fugitivos de la Sección Operativa de Relaciones Internacionales de la Comisaría General de Policía Judicial detuvo el pasado año a 270 criminales que eran buscados por la justicia de sus respectivos países por delitos de homicidio, narcotráfico, atracos o agresiones sexuales, entre otros ilícitos penales.

Entre los fugitivos arrestados en 2014, destacan 37 personas procedentes de Rumanía, 29 de Alemania, 23 fugitivos buscados por Italia y otros 23 buscados por Reino Unido, 18 reclamados por Francia y 16 de Bélgica.