El vecino de Xàtiva que había desaparecido el viernes por la tarde tras salir a hacer senderismo por el paraje de la Cova Negra fue localizado ayer aislado en un zona de difícil acceso. El rescate tuvo lugar ayer sobre las 17.00 horas en las inmediaciones de la Font de Quintana, a unos metros del camino habitual para hacer senderismo.

Al parecer, Pepe había caído por un terraplén de varios metros de desnivel y quedó aislado en una zona llena de vegetación.

El vecino presentaba una fuerte contusión en la cabeza y padecía frío tras tres días a la intemperie. En el dispositivo de búsqueda participaron miembros de la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local , Protección Civil, miembros del Club Senderista La Revolta, así como las ONG Usar-13 y IAE con perros de rastreo, y decenas de vecinos.

Sin abrigo durante días

Según informaron fuentes de la familia, dos chicas que se sumaron al dispositivo le encontraron tras empezar a gritar su nombre. «Iban gritando por la zona su nombre y en un momento dado él respondió». Las mujeres dieron aviso a las fuerzas de seguridad para que dirigieran todos los medios a la zona y fue un experto senderista el que descendió en un primer momento hasta donde estaba Pepe, en una zona con abundante vegetación.

Según los familiares, estaba sediento y helado, ya que no contaba con abrigo. «Estaba de buen humor, e incluso pidió una cerveza», indicaban las mismas fuentes, que señalaron que el hombre reconoció a sus familiares nada más verlos.

Sin embargo, dado su estado físico, las lesiones que presentaba y la dificultad de la zona, Pepe no podía salir del lugar por su propio pie por lo que fue rescatado con camilla y atendido por los sanitarios para trasladarlo posteriormente hasta el hospital Lluís Alcanyís para realizarle las pruebas necesarias.