Los vecinos de un edificio situado en el número 1 de la calle Tres Forques de Valencia se muestran sorprendidos por las numerosas muertes que han tenido lugar durante los últimos años en esta finca, en total ocho.

Algunos vecinos del barrio ya la han bautizado como "el edificio maldito", otros le llaman "la finca maldita", y algunos de los que viven en el citado lugar se muestran contrariados por todo lo que se comenta de la finca en la que residen desde hace muchos años.

Los vecinos más veteranos recuerdan que una de las primeras en morir fue la vedette Gracia Imperio y su pareja en aquel momento, y desde entonces, cuentan, se han producido muertes de todo tipo, la última ayer.

El cadáver de Juan, un vecino que residía allí desde hace casi cincuenta años, fue encontrado ayer en avanzado estado de descomposición, y cuentan que con este con ocho las muertes durante los últimos años.

"Hay muchos muertos en esta escalera y todos, de desgracias", relata a EFE Pedro Rubio, uno de los vecinos más veteranos del inmueble, "desde una niña que jugando cayó a la calle y su hermano saltó detrás, otro vecino se tiró por el hueco de la escalera, otro chico por sobredosis, otro vecino de un infarto".

"Tenemos muy mala suerte en esta escalera" concluye Rubio.

Julia Blanco es vecina del barrio y también conoce la historia "la llaman la finca de las desgracias porque han sucedido muchísimas cosas. Ahí llevan ya ocho muertos y todo el barrio dice lo mismo estamos impactados, me da repelús".

Vicenta Pérez también reside en la zona y confiesa que no le parece "normal" lo que ocurre en esta finca "porque en ninguna otra ha muerto tanta gente".

"No es lógico lo que está pasando en este edificio", confiesa a EFE Mari Ángeles Cuevas, vecina del barrio desde años.

Quienes no se muestran tan comunicativos son algunos de los vecinos que residen en el edificio y reconocen sentirse molestos por el sobrenombre que recibe la finca en la que viven desde hace décadas.

"Aquí han muerto dos o tres personas, pero creo que en todas partes pasan cosas", señala Elena, y reconoce que le parece "muy mal" que llamen así al edificio.