09 de julio de 2019
09.07.2019
Tribunales

Denunciado un médico por no tramitar como violencia machista un estrangulamiento

El facultativo se aferró a que la chica no contó en la consulta el origen de las lesiones, pese a que la policía le advirtió de que dos agentes presenciaron el ataque

08.07.2019 | 23:41

La Policía Local ha denunciado ante una jueza de València la actitud de un médico que, según consta en el atestado policial, se negó a activar el protocolo de violencia machista y emitir un parte judicial de lesiones tras el ataque sufrido por una joven a manos de su novio, pese a que el ataque fue presenciado por dos policías libres de servicio que incluso detuvieron al supuesto agresor en el acto.

De momento, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de València aún no ha dictado ninguna resolución al respecto, aunque el caso sigue bajo investigación. La chica no solo fue estrangulada -llegó a caer al suelo semidesvanecida-, sino que el ahora arrestado incluso le propinó un mordisco en presencia de los policías. De momento, ya hay una orden de alejamiento.

Fueron un policía local de Burjassot y un policía nacional de València quienes salvaron, en la madrugada del pasado sábado, a la víctima, una joven de 22 años, cuando estaba siendo estrangulada en plena calle por su pareja.

Los hechos sucedieron, tal como adelantó ayer en exclusiva Levante-EMV en su edición digital, sobre la una de la madrugada en las inmediaciones de un pub ubicado en La Marina de València, cuando el agente de Burjassot, que estaba con unos familiares, observó a un hombre gritándole a una joven en plena calle. El agente vio cómo, en un momento determinado, la cogía desde atrás y la estrangulaba con fuerza con el antebrazo, lo que provocó que la víctima llegase a caer al suelo, semidesvanecida. Además, le propinó un mordisco en el cuello que le causó una herida sangrante.

El policía local de Burjassot fue corriendo hacia ellos y, tras identificarse como agente, separó al agresor de la chica y lo inmovilizó, con la ayuda de otro hombre, que resultó ser policía nacional y que también acudió a socorrer a la joven en cuanto se percató de lo que estaba pasando. Los agentes pusieron a salvo a la joven e inmovilizaron al supuesto agresor, de 24 años, quien opuso fuerte resistencia pese a que ambos se identificaron como agentes.

El detenido reconoció entonces los hechos, pero a su manera, admitiendo que había pegado a su novia pero justificándose en que «le habían podido los celos» y que «se le había ido de las manos».

Familiares del policía local se quedaron con la joven, a la que mantuvieron alejada, mientras el agresor permanecía bajo la custodia de los agentes. La joven, llorando se quejó de que «encima que me pega, me ha mordido».

En ese momento, el ahora detenido se zafó de los agentes y salió corriendo de nuevo hacia la chica. Cuando la alcanzó volvió a agredirla, sin que las personas que la protegían tuvieran tiempo de evitar el ataque sorpresivo. Los dos policías fueron de nuevo tras él y tuvieron que volver a inmovilizarlo,.

Mientras el policía local lo mantenía sujeto en el suelo, el policía nacional dio el alto a una patrulla de la Policía Local de València que llegaba a la zona para atender otro servicio, y les pidió ayuda tras identificarse y explicarles lo sucedido.

Los policías locales de València esposaron al arrestado, que fue trasladado al complejo policial de Zapadores, donde la Policía Nacional se hizo cargo de la tramitación del atestado.

«Me da igual»

Mientras, otra patrulla de la Policía Local de València trasladó a la chica al centro de salud de El Alguer, el más próximo al lugar, para que recibiera asistencia médica. Fue en ese momento cuando el médico de guardia -del que los policías locales han dado parte facilitando su número de colegiado- se negó a activar el protocolo de violencia de género y a entregar a los policías el correspondiente parte judicial porque, según argumentó, la chica se había negado a reconocer el origen de las lesiones. De hecho, el retraimiento de las víctimas de violencia machista es habitual por temor, sobre todo si no se encuentran en un ambiente protector y comprensivo.

Los policías recordaron al médico su obligación de emitir y entregarles el parte judicial de asistencia de las lesiones para hacérselo llegar al juzgado, máxime cuando le estaban informando de que el agresor estaba detenido y de que había dos policías que habían sido testigos directos de la agresión.

Según recogen los agentes, el médico les contestó que «no estaba obligado a entregarles el parte» y, cuando le advirtieron de que iban a dar cuenta de su actitud al juez, les respondió que le daba igual».

Ahora, será la jueza de Violencia sobre la Mujer número 3 de València quien decida si actúa contra el facultativo. De momento, y a solicitud de la fiscal, ha emitido un auto de alejamiento contra el detenido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2019/20

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.