Varias manzanas de viviendas y comercios del barrio de Pla del Remei y Gran Vía han sufrido un corte de fluido eléctrico a partir de las nueve de la mañana, en plena "hora punta" matinal que ha dejado sin suministro estas calles.

De hecho, en estos puntos se ha producido una situación curiosa, con los comerciantes en la calle, incapacitados para poder desarrollar actividades, como las cafeterías, en las que se había "caído" toda la maquinaria. El hecho de producirse el apagón justo en el momento de iniciar la actividad provocó también que otros se quedaran en la puerta, incapaces de levantar la persiana mecánica.

Según fuentes de Iberdrola, el apagón se ha producido a las nueve de la mañana por un problema en dos centros de transformación de las calles Salamanca y Conde Altea. Como consecuencia de la avería hay 550 clientes afectados, pero la previsión es recuperar la normalidad entre las 14,30 y las 15 horas.

Al parecer, la proximidad de las dos averías ha complicado la localización del problema y además ha habido que cambiar las dos máquinas, lo que ha complicado mucho la operación.