Un hombre de 44 años y nacionalidad rusa acabó detenido el martes por la tarde por la Policía Nacional tras toser a los agentes en la cara al grito de "tengo el coronavirus". El incidente se produjo después de que el ahora detenido, que no tenía antecedentes policiales hasta ayer, se enfrentara con el vigilante de seguridad en un supermercado del barrio de Russafa porque no le dejó entrar acompañado de una mujer, en cumplimiento de las restricciones que impone el real decreto de estado de alarma.

Los hechos, según ha informado la Jefatura Superior de Policía de València, sucedieron el martes por la tarde a las puertas de un supermercado del citado barrio valenciano. El ahora detenido llegó en compañía de una mujer y entró en el establecimiento, momento en que el vigilante les comunicó que no podían acceder juntos, ya que las normas de distanciamiento social lo impiden en este momento.

La pareja reaccionó de malos modos e inició una discusión con el vigilante. Incluso un comprador que aguardaba en la misma cola para entrar al supermercado intervino para decirles que debían atenerse a las normas sanitarias como todo el mundo, lo que provocó que el ahora detenido no solo se encarase con esa persona, sino que llegase incluso a empujarla.

Así las cosas, el vigilante pidió ayuda a la Policía Nacional, que desplazó un coche radiopatrulla al lugar. Los agentes que acudieron pidieron a la pareja que se identificase, y esa acción incrementó aún más la respuesta agresiva de la pareja, aunque, finalmente, la mujer accedió a mostrar su DNI, algo obligatorio por ley cuando lo requiere un agente de las fuerzas de seguridad.

Sin embargo, el hombre se mostró reticente a identifcarse, con frases como "te enseño mi documento con mi abogado delante" o "a mí no me vais a denunciar". Finalmente, pareció acceder, convenciendo a uno de los policías de que le mostraría su documentación en el móvil, ya que no llevaba el original encima.

Cuando el agente se acercó para ver la pantalla del teléfono, el individuo se apartó la mascarilla y comenzó a toser intencionadamente sobre el policía, mientras le decía "tengo el coronavirus". Su actitud chulesca terminó con su detención por resistencia y desobediencia, y su traslado a un centro de salud para tratar de comprobar si realmente estaba enfermo de covid-19 o era una simple amenaza al policía.

Sin embargo, dado que no manifestaba ni uno de los síntomas compatibles con el coronavirus, los sanitarios declinaron gastar un test con el detenido, que fue trasladado a dependencias policiales para tramitar las diligencias por el delito cometido.

Al finalizar esa gestión, los agentes, dado que el sospechoso no tenía antecedentes previos y tiene domicilio conocido, dejaron en libertad al arrestado, pero advirtiéndole de que deberá acudir ante el juez en el momento en que éste finalmente lo reclame, cumpliendo así con las directrices fijadas durante el estado de alarma por el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Superior de Justicia valenciano, que solo contemplan la permanencia en calabozos y puesta a disposición judicial en casos graves y urgentes.

Más noticias sobre el coronavirus en València

ÚLTIMA HORA del coronavirus en València en directo

Las mascarillas defectuosas también llegaron a la residencia de Carlet

Los valencianos se llevan el bar a casa

La Generalitat estudia cambiar la ubicación de la próxima selectividad

Pedro Sánchez fija en la segunda mitad de mayo "el horizonte de desescalada"