Una mujer de 36 años que intentó robar dos cajas de gambas en un ultramarinos del centro de València el domingo terminó detenida tras ser inmovilizada por un vecino, y la Policía Nacional busca ahora al compinche de la presunta ladrona por zarandear y empujar al dueño del establecimiento cuando intentaba evitar el hurto.

Los hechos, según fuentes policiales, sucedieron sobre las cuatro de la tarde del domingo, cuando la mujer entró en el comercio y cogió dos cajas de gamba congelada y otros productos de alimentación, y trató de huir con ello.

El empleado salió tras ella y comenzó a forcejear, lo que provocó, por una parte, que las cajas de marisco se cayeron al suelo y las gambas acabaran desparramadas sobre la acera, y por otra, que el acompañante de la supuesta ladrona agarrase por detrás al dependiente y lo tirara al suelo de un empujón.

Los gritos fueron escuchados por un joven que reside en la misma finca de la tienda de alimentación, quien bajó a ver qué sucedía. Al toparse con la escena, intervino en ayuda del empleado

Los dos presuntos ladrones salieron corriendo entonces en direcciones contrarias. El empleado del establecimiento persiguió al hombre, pero este consiguió escapar, mientras que el vecino salió tras la mujer y le dio alcance en plaza del Ayuntamiento de València, donde la inmovilizó y retuvo hasta que llegó la Policía Nacional y se la llevó detenida, que posee numerosos antecedentes policiales y estaba reclamada por la titular del Juzgado de Instrucción 17 de València.