La Policía Local de València ha detenido a un hombre de 55 años de edad por un delito de malos tratos después de agredir a su mujer, de 51, y gritarle en varias ocasiones "te tengo que matar" en presencia de la hija de ambos, de 19 años. La mujer tuvo que refugiarse en una habitación, de donde fue liberada por los agentes que acudieron al domicilio, sito en el distrito de Marítim.

Los hechos sucedieron anoche, poco antes de la medianoche, cuando la víctima llamó desesperada al 112 reclamando ayuda, porque su marido la había agredido y lanzado contra un armario del domicilio conyugal. La mujer logró zafarse a tiempo y esconderse dentro de una habitación, que trancó por dentro con ayuda de un palo para evitar que su marido entrase y cumpliese sus amenazas de muerte.

De hecho, la víctima incluso se encerró con un cuchillo que pudo coger de la cocina cuando huía, por si su presunto agresor lograba finalmente entrar en la estancia donde estaba refugiada.

Nada más recibir la llamada, la Policía Local de València envió varias dotaciones al lugar. Al llegar, encontraron en el domicilio, además de a la víctima, que seguía encerrada, a su hija y al hermano del presunto agresor, que había acudido, al parecer, para mediar en la agresión.

La hija refrendó por completo el relato de la madre, quien explicó que además cogerla del pelo y de los brazos y vapulearla, la había lanzado contra un armario mientras le gritaba una y otra vez "te tengo que matar".

AL ver a los policías, el ahora detenido se colocó un cuchillo en el cuello y amenazó con clavárselo, pero depuso su actitud enseguida, sin hacerse ni un rasguño, tras lo cual los agentes lo detuvieron. Tanto la víctima como su hija han solicitado sendas órdenes de protección y alejamiento del agresor, con quien la mujer llevaba conviviendo 21 años, durante los cuales, al parecer, se han sucedido numeroso episodios de maltrato y violencia de todo tipo.