Derrapes a gran velocidad, maniobras evasivas en plena calle y vehículos de potente cilindrada. Ese es el panorama que tenían los vecinos de una avenida de Xirivella por las noches hasta que, tras varias quejas, la Policía Local de Xirivella ha decidido poner freno a toda conducción temeraria en sus calles. Tras montar un operativo nocturno las últimas noches, los agentes impusieron ocho denuncias por infracciones relacionadas con la seguridad vial por conducción temeraria de vehículos, una de ellas muy grave.

Según fuentes municipales, los vecinos habían alertado en las últimas semanas sobre reiteradas actitudes negligentes al volante en las inmediaciones de la avenida Constitució de Xirivella, donde se concentraban vehículos de gran cilindrada y protagonizaban acelerones, circulando a gran velocidad y poniendo en riesgo al resto de usuarios de la vía.

Por ello, la semana pasada el concejal de Seguridad Ciudadana, Vicent Sandoval, ordenó reforzar el dispositivo nocturno para poner coto a estos comportamientos. Asimismo, desde el pasado jueves se reforzó la vigilancia en determinados puntos con un coche policial camuflado.

Fruto de ello en apenas cuatro días se impusieron ocho sanciones, una de ellas muy grave por realizar derrapes a gran velocidad en una vía «repleta de pasos de peatones». «Hemos constatado que, en muchos casos, son conductores de corta edad que alquilan vehículos de potente cilindrada con la intención de practicar maniobras agresivas en plena calle y con voluntad de exhibición», según informó el jefe de la Policía Local.