La Policía Nacional detuvo ayer en València a un hombre de 32 años, de origen español, como presunto autor de los delitos de robo con violencia o intimidación y amenazas después de que increpara y amenazara a una persona por su condición sexual y acorralara a otra que intentó mediar, además de amenazarles con quitarles el teléfono móvil. Los hechos ocurrieron sobre las dos de la madrugada del sábado al domingo, cuando una patrulla de agentes que realizaba labores de prevención fue avisada para que acudiera a la calle Gregorio Gea porque un hombre había comenzado a increpar e insultar por su condición sexual a una persona transexual y a otro chico que intentó intervenir lo había acorralado. Los agentes averiguaron que mientras ambas víctimas hablaban, un hombre se les había acercado de forma agresiva y llamado «maricón» a uno de ellos, para acto seguido pedirle tabaco, mientras le acorralaba contra la pared haciendo aspavientos, amenazando con robarle el móvil, momento en el que la otra persona requirió a los policías, que se encontraban en las proximidades. Mientras los agentes se entrevistaban con las víctimas, el detenido continuaba gritando cosas como «qué asco das, vaya guarrerías haces, vaya adefesio estas hecho. Tú ni eres una mujer ni eres nada, das asco, cuando te pille te voy a reventar. Me he quedado con tu cara y más vale que te vayas de València, ya he estado preso y los jueces me dan igual». Los policías intentaron que depusiera su actitud y se colocara la mascarilla „que no llevaba„, pero como el sospechoso hizo caso omiso, fue detenido, a pesar de lo cual prosiguió con sus insultos y amenazas en todo momento. El detenido, con numerosos antecedentes policiales, fue puesto a disposición judicial. Por otro lado, un padre y dos hijos, uno de ellos menor de edad, fueron detenidos en València por agredir y amenazar con varias armas blancas a un hombre con el objetivo de localizar a otro, al que supuestamente querían matar. Los arrestados son un hombre de 44 años y sus dos hijos, de 16 y 23 años, todos de origen español, como presuntos autores de los delitos de detención ilegal, amenazas, tenencia de armas y delito leve de lesiones. Los hechos ocurrieron en el distrito de Trànsits sobre las siete de la tarde del sábado.