Una niña de 15 años falleció tras arrojarse de una ambulancia en marcha en Granda, Siero. Un trágico suceso que ocurrió en la autovía de Oviedo a Villaviciosa (A-64), a las 14.35 horas de la tarde de ayer. La fallecida estaba siendo trasladada en ambulancia a su domicilio tras una estancia en un centro sanitario de Oviedo, pero en su empeño por apearse del transporte sanitario se tiró en marcha, lo que le provocó la muerte de manera inmediata, quedando tendida sobre el firme de la autovía ante el pánico de los conductores que entonces circulaban por ese punto.

La joven había sido atendida en el centro de salud de La Ería y estaba siendo trasladada a su domicilio del concejo de Parres, cuando, en las inmediaciones de Granda, a la altura del centro comercial de Paredes, ocurrió el terrible incidente. No lo pudieron impedir las medidas de sujeción del transporte sanitario, de las que se zafó antes de abrir la puerta y precipitarse sobre el asfalto con resultado mortal. El técnico de transporte sanitario detuvo el vehículo tan pronto como detectó la apertura de la puerta, pero no pudo evitar el fatal desenlace.

Debido a la hora y el punto en el que tuvo lugar la muerte se generaron importantes retenciones de tráfico que se mantuvieron durante varias horas y que sobrepasaron los dos kilómetros. Hasta la zona se trasladó otra ambulancia, así como dotaciones de Guardia Civil de Tráfico, que se hicieron cargo de la investigación.

El efecto psicológico para los sanitarios que iban en la ambulancia desde la que se lanzó la niña fue tremendo. De hecho, Transinsa, la empresa encarga del servicio de ambulancias, llamó al equipo de psicólogos de emergencias para atender a los trabajadores en situación de accidente emocional.

El susto también fue para los conductores, que asistían atónitos desde sus vehículos a una terrible escena.