Culpable del asesinato de su marido. El jurado popular ha dictado su veredicto y ha considerado probado por unanimidad que María Jesús M. C., más conocida como Maje, planeó junto a su amante, Salvador R. L., acabar con la vida de Antonio Navarro, asesinado de ocho cuchilladas el 16 de agosto de 2017 tras ser sorprendido a traición en un sótano del garaje de la calle Calamocha de València donde habitualmente guardaba ella el coche. Los miembros del jurado, compuesto por cinco mujeres y cuatro hombres, han resuelto como hecho probado que Maje facilitó la llave de acceso al citado garaje para que Salva, autor confeso del asesinato, consumara el crimen.

Respecto al autor material del asesinato, cuya autoría no se discutía y su propia defensa reconoció, el jurado ha estimado la circunstancia atenuante de confesión tardía, al haber colaborado activamente en la resolución del caso dando indicaciones precisas a la policía sobre la ubicación donde escondió el arma homicida, un cuchillo de cocina, de 15,5 centímetros de hoja, recuperado en un pozo de Riba-roja. También han apreciado la circunstancia de reparación del daño.

En el caso de la acusada se aprecia la circunstancia agravante de parentesco, cosa que no admitía discusión ya que estaba casada con la víctima, con quien contrajo matrimonio en septiembre 2016. La pareja, que no llevaba ni un año de casados, tuvo una discusión el 4 junio en la que la víctima tiró de casa a Maje tras descubrir una nueva infidelidad. Ese mismo día la acusada mantiene una conversación con otro de sus amantes, Tomás, en la que le dice expresiones hacia su marido como: “Me satura, me agobia, le odio, quiero que se muera, no le aguanto, ojalá se muera, esto lo va a pagar caro, he pensado en acabar con su vida”.

El jurado también ha manifestado su oposición a que se les conceda cualquier tipo de indulto a ninguno de los dos acusados.

Maje en el momento de escuchar el veredicto de culpable

Entre las pruebas en las que el jurado ha fundamentado su veredicto de culpabilidad está el testimonio del propio coacusado, quien reconoció en la vista oral que Maje le encargó matar a su esposo y le especificó: “No quiero que falles”. Indicándole el día y lugar en el que debía acabar con su vida. Para ello la acusada se aseguró de que Antonio hubiera estacionado el coche en la plaza del garaje y le facilitó a su amante la llave con la que poder acceder al interior.

Asimismo, otra de las pruebas clave ha sido la conversación de ambos acusados que logró grabar la policía en una cafetería de un centro comercial de Torrent, donde se les escucha hablar sobre la coartada de las llaves.

El fiscal Vicente Devesa solicita 22 años de prisión para Maje, esposa del fallecido y presunta inductora del asesinato, al apreciar la circunstancia agravante de parentesco. Para el autor material del crimen pide 18 años de cárcel. Por su parte, la acusación particular, ejercida por los letrados Miguel Ferrer y Patricia Cogollos, rebajó su petición inicial de pena para el asesino confeso de 20 a 16 años de cárcel, al tener en consideración su confesión, donde incriminó directamente a la viuda de Antonio Navarro, para quien exige 25 años de prisión.

La defensa de Salvador R. L., representado por la letrada María Julita Martínez, modificó ayer sus conclusiones y solicitó una pena de siete años y medio para su cliente al reconocer el asesinato pero apreciar las circunstancias atenuantes de confesión tardía y reparación del daño después de aportar documentación que acredita su intención de consignar el plan de pensiones que tenía contratado Salva en favor de la familia de la víctima. Mientras que los letrados de la defensa de Maje, Javier Boix y Alicia Andújar, mantuvieron la petición de libre absolución de su representada.

19

Maje y Salva, culpables de asesinato

Juicio del Caso Maje: Salva confiesa que Maje le dio instrucciones precisas para matar a su marido