Los nueve miembros del jurado del caso Maje recibirán previsiblemente a primera hora de esta tarde las preguntas que forman el objeto del veredicto y de cuya votación saldrá el dictamen de culpabilidad o no culpabilidad de María Jesús M. C. y de Salvador R. L. como coautores del asesinato del marido de ella, el ingeniero noveldense Antonio Navarro Cerdán, muerto tras recibir ocho cuchilladas en el garaje de su casa, en el número 14 de la calle Calamocha del valenciano barrio de Patraix a las 7.40 horas del q6 de agosto de 2017.

En este momento, el presidente del Tribunal de Jurado 2/2020, conocido como crimen de Patraix, el magistrado José María Gómez, está reunido con las partes para analizar las preguntas que él mismo ha redactado y que constituyen ese objeto del veredicto. 

Tanto el fiscal, Vicente Devesa; como la acusación particular, ejercida por Miguel Ferrer y Patricia Cogollos en nombre de la familia de Antonio; la defensa de Salvador, ejercida por la letrada Julita Martínez; y la defensa de María Jesús, que llevan Alicia Andújar y Javier Boix, están reunidos con el magistrado revisando el contenido y la formulación de las preguntas para modificar, retirar o agregar precisiones.

Una vez estén consensuadas todas las preguntas, el magistrado presidente convocará a los jurados y ordenará audiencia pública, en presencia de las partes y de los acusados, durante la cual entregará el objeto del veredicto y les dará las instrucciones necesarias para llegar a un acuerdo.

Cada pregunta se debe votar de manera individual después de deliberar y motivar su contenido, y unas servirán para inculpar y otras, para exculpar.

Para alcanzar un veredicto de culpabilidad es necesario un cómputo mínimo de siete votos a favor, mientras que la no culpabilidad se alcanza con solo cinco votos.

En cuanto dispongan de la batería de preguntas, los jurados serán confinados hasta que alcancen un acuerdo, algo que puede demorarse durante horas o días, en función del consenso que haya entre los miembros del jurado. En caso de que no haya veredicto en el día de hoy, los jurados serán aislados en un hotel y, como ha venido sucediendo hasta ahora, no pueden hablar con nadie de lo que han presenciado en la sala ni realizar consultas a través de ningún medio, ni físico, ni telemático.

Tal como ha venido publicando Levante-EMV, la Fiscalía pide 22 años para Maje y 18 para Salva -no modificó la petición de cárcel para el autor material en sus conclusiones definitivas- por el delito de asesinato, que en el caso de ella está agravado por el parentesco que la unía a la víctima, con quien se había casado menos de un año antes del crimen.

La acusación particular, por su parte, solicita 25 años de cárcel para la viuda y 16 para su examante y ejecutor confeso del asesinato -le rebajó de 20 a 16 años en sus conclusiones provisionales por el “resarcimiento moral para la familia que ha supuesto que dijera la verdad en el juicio”- por el mismo delito.

La defensa de Salva modificó esas conclusiones el jueves y, de la absolución que solicitaba inicialmente ha pasado a pedir siete años y medio de cárcel por ese mismo delito, el de asesinato, pero pide que se le apliquen las atenuantes de confesión tardía -por decir la verdad, en palabras de su abogada, a partir de noviembre de 2016 y colaborar desde el principio con la policía y el juez- y reparación del daño -por consignar su plan de pensiones en la causa para ayudar a pagar la indemnización a la familia de Antonio Navarro-.

Por último, Boix y Andújar piden la libre absolución para su defendida, alegando que no ha cometido ningún delito, ya que “ni planificó el asesinato ni participó en el mismo”.

Las espadas están ahora en alto y son las cinco mujeres y cuatro hombres del jurado quienes tienen la última palabra. Después, será el magistrado José María Gómez quien ponga la sentencia contra uno o los dos acusados en función de lo que determine el veredicto.