Desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), perteneciente al Instituto Nacional de Ciberseguridad, lanzan el aviso: vuelve la campaña de sextorsión mails fraudulentos que se dedican a chantajear a las víctimas amenazándolas con difundir un vídeo sexual en el que ellas participan.

Esta estafa (y posible delito de extorsión) funciona de la siguiente forma: una persona recibe un correo electrónico desde una cuenta generalmente desconocida, en el mail advierten a la víctima de que han hackeado sus dispositivos -bien el ordenador, un móvil o la tablet- y que además de haber accedido a todos sus contactos, tienen en su poder un vídeo o imágenes sexuales donde aparece el propio destinatario del mail.

Generalmente, tal como explican en la OSI, el asunto del correo suele ser un mensaje parecido a  'Tu dispositivo fue hackeado por hackers. ¡Lee el manual ahora!' o 'Oferta comercial', aunque puede utilizarse otro mensaje.

Es entonces cuando a cambio de no distribuir ese vídeo entre sus amigos y conocidos, los ciberdelincuentes piden a la víctima que les haga un pago a través de bitcoins (sistema de pago mediante criptomonedas).

Que no cunda el pánico. Desde la OSI advierten de que se trata de una estafa en toda regla y recomienda que si has recibido un mail de este estilo, lo hay que hacer es ignorarlo, no contestar (porque es la forma en la que los chantajistas saben que el mail está activo y pueden enviar otro tipo de intentos de estafa) y borrarlo: "es muy improbable que alguien haya accedido a tu equipo, tenga tus contactos, contraseñas y disponga de un vídeo íntimo en el que participas".

Por supuesto las autoridades insisten en no pagar ninguna cantidad de dinero, en el caso de que se hubiera hecho, las autoridades indican que hay que recoger todas las pruebas, justificantes y capturas de pantalla para llevárselos a la Policía Nacional o Guardia Civil cuando se presente la denuncia.

De todos modos, para evitar ser víctima de estos ciberdelincuentes, la Oficina de Seguridad del Internauta recomienda extremar la seguridad de los equipos informáticos y móviles, no abrir mails de desconocidos, mantener al día el antivirus, cambiar las contraseñas de la cuenta del mail y otros servicios de vez en cuando (y ponerlas seguras, no 123456, haz el favor), y buscar información sobre esa posible estafa en la Red.