El récord de contagios que se registró ayer en la Comunitat Valenciana parece baladí para algunos ciudadanos. Durante la pasada noche, la Policía Local de València interpuso denuncias en 16 fiestas ilegales celebradas en la capital del Túria. Estas celebraciones al margen de las restricciones de seguridad e higiene en la lucha contra la covid en la Comunitat Valenciana coincidieron con el nuevo máximo de 7.497 contagios registrado este viernes 15 de enero.

Según apuntan desde el cuerpo policial municipal, se trata de una de las noches en las que se ha tenido que intervenir en más domicilios. El auge de los contagios y la letalidad que el virus está mostrando en las últimas semanas (el pasado martes fallecieron 92 personas) podría estar influyendo en la conciencia colectiva, al menos la vecinal, a la hora de denunciar las celebraciones fuera de la ley en domicilios particulares. De hecho, en todas las intervenciones la policía levantó actas denuncia por contaminación acústica.

Te puede interesar:

Las fiestas ilegales no fueron los únicos motivos de sanción de la pasada noche, cuando también se multaron a 21 personas por no usar mascarilla, a otras 35 por incumplir el toque de queda y a tres locales.

En uno de los domicilios intervenidos ayer, la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS) ya había intervenido hacía solo unos días. El concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València, Aarón Cano, ha considerado "increíble" este tipo de celebraciones que, afirma, "denotan un desprecio, una falta de respeto, de insolidaridad y una irresponsabilidad gravísima". "¿Qué pasa por la cabeza de todas las personas que anoche se reunieron en fiestas en domicilios poniéndose en peligro y poniendo en peligro a sus familias, a todo su entorno? ¿Qué tienen que celebrar?", se preguntaba el edil.