El hombre hallado asesinado hoy en Gandia, tal como ha adelantado en exclusiva Levante-EMV, es Carlos Almiñana Peiró, muy conocido en la capital de la Safor, ya que era miembro "de toda la vida" de la Cofradía del Nazareno de la Semana Santa gandiense, así como vocal de la Cofradía del Beato Andrés Hibernón, una asociación religiosa de carácter cultural, y voluntario de la Cruz Roja, actividad esta última que llevaba años sin ejercer.

El cuerpo sin vida de Carlos Almiñana ha sido encontrado esta mañana por unos sobrinos de la víctima, que acudieron a su domicilio, en el número 31 de la calle Ciutat de Laval, de Gandia, pasadas las once de esta mañana, después de que llevaran varios días sin saber de él y de que no contestara a las llamadas telefónicas. Al entrar en el piso, lo encontraron maniatado en la cama y con signos evidentes de violencia que evidenciaban que había sido víctima de un crimen.

Los familiares alertaron de inmediato al 112, que envió a la Policía Nacional y a la Local al lugar. Agentes de la comisaría de Gandia comprobaron que se trataba de un asesinato y activaron el protocolo que permitió pedir que acudieran desde València los especialistas del grupo de Homicidios y de la Policía Científica.

Los primeros indicios apuntan a que Carlos fue golpeado y posiblemente asfixiado, aunque habrá que esperar a la autopsia que se practicará mañana en el Instituto de Medicina Legal (IML) para conocer con exactitud la causa de la muerte.

Homicidios revisará las cámaras de seguridad

En principio, todos los indicios hallados hasta ahora aparentan un crimen cuyo móvil principal es el robo. La familia de Almiñana, que iba a cumplir los 68 años el próximo lunes, ya ha comprobado y denunciado que falta una cantidad importante de dinero.

La Policía Científica, durante la inspección ocular del piso donde ha sido asesinado Carlos Almiñana. Sergi Sapena

Los especialistas de Homicidios ya han comenzado a tomar declaración tanto a los sobrinos -no tenía hijos ni pareja estable conocida- y a los vecinos, con el fin de averiguar si alguno escuchó gritos o ruidos anómalos. Al parecer, el crimen fue cometido hace varios días. Los agentes también revisarán, como es habitual en cualquier investigación criminal, la existencia de cámaras de seguridad en las inmediaciones que hayan podido captar al asesino, tanto a su llegada al domicilio, como en su huida.

Mientras, la Policía Científica continúa realizando una minuciosa inspección ocular del domicilio para detectar cualquier posible huella, ya sea biológica o de otro tipo, que el asesino haya podido dejar en el escenario del crimen.