Los delitos contra la libertad sexual, los homicidios, lesiones y los asesinatos han descendido en algo más del 12 % en la Comunitat Valenciana durante 2020, el año en el que se declaró la pandemia y se limitó la movilidad. El coronavirus solo ha traído algo positivo y es que en las tres provincias valencianas se ha registrado la tasa de criminalidad más baja desde 2009.

La Delegación del Gobierno en la Comunitat informó ayer de que el número de los principales tipos de delitos ha descendido, entre enero y septiembre de 2020, respecto al mismo periodo del ejercicio 2019, y de que la tasa de criminalidad está en 38,6 infracciones penales por cada mil habitantes. En lo que respecta a los delitos contra las personas (homicidios dolosos, asesinatos, lesiones, malos tratos ámbito familiar…), han pasado de 23.317 en 2019 a 20.402 en 2020, es decir, han caído un 12,5 % respecto al ejercicio anterior. Y los delitos contra la libertad sexual cayeron en toda la Comunitat de 1.749 casos en 2019 a 1.534 en 2020 (un 12,3 %).

Del mismo modo, los delitos contra el patrimonio han descendido en un 20,2 % durante el primer año de la pandemia, al pasar de 174.050 casos a 138.805. Solamente los delitos contra la integridad y libertad de las personas han subido: un 2,6 %, al pasar de 13.045 casos en 2019 a 13.386 en 2020.

En convergencia con estas cifras, «la tasa de detenidos e investigados por cada 1.000 infracciones penales entre enero y septiembre de este año se sitúa en 237. Es la mejor tasa desde el año 2014, cuando se situaba en una cifra de 242. De hecho, es la tercera mejor tasa del periodo comprendido entre 2009 y 2020, solo mejorada por los años 2013 y 2014 cuando el índice se situó en 244 y 242 respectivamente», señaló la Delegación del Gobierno.

El número total de efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional en el territorio valenciano llega a los 14.269 agentes, 837 más que en 2019 (un 6,2 % más). Por primera vez desde 2013, el número de efectivos se sitúa por encima de los 14.000, y tras un descenso continuado entre los años 2013-2017, cuando se pasó gradualmente de 13.877 agentes a 13.090 en 2017, estos tres últimos años han aumentado hasta llegar a los 14.269.

Mientras, el porcentaje de infracciones penales esclarecidas en la Comunitat Valenciana entre enero y diciembre del año pasado ha aumentado hasta situarse en el 40,7 %. Este porcentaje es el más alto desde el año 2009, cuando se situaba en el 28,9 %, es decir, un incremento de cerca de 12 puntos.