La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a siete años de prisión a un hombre que abusó sexualmente durante años de la hija menor de su compañera sentimental en un municipio de la Ribera —desde que la víctima tenía seis años hasta que cumplió doce—, y que en una ocasión también realizó tocamientos a una prima de ésta, de ocho años. El Ministerio Fiscal solicitaba inicialmente una pena mucho más elevada, que ascendía a los catorce años y nueve meses de cárcel, pero las partes llegaron a un acuerdo de conformidad el día del juicio por el cual el acusado reconocía los hechos y veía rebajada considerablemente la pena a la mitad.

Los hechos se remontan al año 2013 cuando el ahora condenado, de 36 años y nacionalidad española, comenzó una relación con la madre de la víctima, que en ese momento tenía solo seis años de edad. Así, entre ese mismo año que iniciaron la convivencia y hasta los primeros meses de 2019, la Sala considera probado que «en un número de ocasiones no determinable, pero en todo caso con una frecuencia de entre cuatro y cinco veces por semana», el acusado habría entrado en la habitación de la menor para abusar sexualmente de ella.

Los abusos se produjeron en el domicilio familiar y al menos en una ocasión en una caseta de campo de una localidad de la Ribera que este periódico no revela para proteger el anonimato de la víctima. El condenado aprovechaba que durante las horas nocturnas el resto de ocupantes de la vivienda dormía para «con el propósito de satisfacer su deseo lúbrico y siendo plenamente consciente de la escasas edad de la menor y de la nula o escasas posibilidad de reacción de la misma» para tumbarse con ella en la cama y realizarle tocamientos en la zona genital.

Aunque la Audiencia considera que no medió fuerza física o coacción hacia la menor para llevar a cabo los abusos, el condenado sí se aprovechó del grado de confianza de su víctima, al ser éste pareja sentimental conviviente de su madre.

Asimismo, en el año 2016 también abusó de la prima de ocho años de ésta, cuando ambas menores se encontraban durmiendo en una habitación de la casa. Por este hecho le imponen dos años de prisión por un delito de abuso sexual a menor de edad, y por el delito continuado de abusos a la hija de su pareja se le condena a cinco años de prisión.