El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón se ha incautado de 2.467 kilos de hachís repartidos en 65 fardos que previamente habían sido alijados en una playa de Vinaròs.

En este caso, la actuación policial se saldó con la detención de dos varones por un delito de tráfico de drogas y otro de robo y uso de vehículo a motor, al tratar de introducir y distribuir el material en la provincia, oculto en dos vehículos. Uno de ellos, previamente sustraído, albergaba la totalidad de la droga, mientras que el otro era empleando como lanzadera para ejercer funciones de reconocimiento de la zona y poder circular libremente para tratar de perpetrar el ilícito con seguridad.

De este modo, la Guardia Civil de Castellón logró evitar la entrada y distribución en el mercado ilegal de este tipo de sustancias. Las diligencias instruidas junto con los detenidos fueron entregados en los juzgados de Vinaròs, desde donde se ordenó el ingreso en prisión de ambos.

Dispositivos

Esta operación se enmarca dentro de los servicios que la Guardia Civil viene desarrollando de vigilancia de las costas, los puertos y aeropuertos, y de las vías de comunicación para evitar el tráfico de drogas, mercancías ilícitas, el contrabando y la redes internacionales de tráfico de sustancias prohibidas e ilegales en la provincia de Castellón durante todo el año, la Guardia Civil establece un amplio dispositivo de prevención sobre las rutas de entrada, y de este modo vigilar y controlar todos lo puntos y vías de acceso a la provincia.