La Guardia Civil ha abierto una investigación tras la aparición de restos óseos enterrados en las proximidades de un sendero de la localidad de Picassent, según han confirmado fuentes del Instituto Armado, que han señalado que estos restos se están analizando en el Anatómico Forense.

Los agentes tratan de averiguar ahora a quién pertenecen estos huesos. Los huesos fueron hallados por un hombre que paseaba con su perro en un paraje y se trataría de huesos humanos de, al menos, tres personas.

El hallazgo se produjo el 25 de abril en un pinar, cerca de la CV-415. Una de las hipótesis que baraja la Guardia Civil, según apunta la misma información, es que los restos procedan de algún cementerio cercano donde habrían realizado obras o movimientos de tierra, aunque no se descartan otras posibilidades.

Otra hipótesis que baraja la Guardia Civil es que los huesos pudieran haber sido usados en un ritual en el mismo paraje en el que se hallaron.