El Juzgado de lo Penal 6 de València condenó ayer, en conformidad, a dos años y medio de prisión a dos internos de la cárcel de Picassent, A.J. H. S. y L. E., por atentar contra dos funcionarios durante un incidente grave ocurrido en diciembre de 2016 en el módulo destinado a presos muy peligrosos. Uno de ellos deberá indemnizar, además, con 1.100 euros a uno de los trabajadores por las lesiones infligidas, según ha informado Acaip-UGT.

Los hechos sucedieron a las 10.30 horas del 6 de diciembre de 2016, cuando los dos internos salían de sus celdas para ir al patio con el resto de reclusos del módulo. Los ahora condenados se hicieron fuertes en una sala previa al patio, tras haberse hecho con un trozo de cristal de una ventana y una pata de una silla afilada en forma de punta de hacha, además de colchones y prendas gruesas que usaron como protectores.

Luego comenzaron a insultar y amenazar a los funcionarios a gritos en un intento por extender la trifulca. Dado lo peligroso de la situación, los funcionarios decidieron intervenir para atajarla, y fue entonces cuando los atacaron, pese a lo cual sofocaron la incipiente revuelta, sufriendo lesiones ambos.

El sindicato considera que el fallo reafirma la denuncia de Acaip-UGT sobre «la falta de condiciones de seguridad de ese módulo para albergar a este tipo de internos. La estructura de este departamento está muy lejos de reunir las características de los centros más modernos, y, dado su reducido tamaño, provoca gran sensación de claustrofobia y estrés tanto a internos como a trabajadores», lo que, a su juicio, convierte ese recinto en un polvorín.