Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Culpable por no auxiliar a una mujer que murió tras estar con él en un motel

Un jurado popular declaró ayer culpable en Alicante a un vecino de la localidad murciana de Abanilla de no haber auxiliado a una mujer de 59 años con la que mantenía una relación sentimental y que murió de un infarto en el coche donde el procesado la dejó sola, sin avisar a los servicios de emergencias pese a que se encontraba mal. La mujer fue encontrada muerta por un vigilante en la misma posición en la que fue abandonada a su suerte por el acusado, un hombre casado que en el juicio celebrado esta semana en la Audiencia de Alicante alegó que no pensaba que estaba tan grave.

Sin embargo, el jurado considera que el acusado dejó «desamparada y sin proporcionar ayuda» a la mujer pese a que era consciente de la gravedad de su estado y de que precisaba asistencia médica inmediata.

Tras el veredicto de culpabilidad, el abogado de la acusación particular, Ignacio Gally, solicitó a la magistrada presidenta del tribunal que condene al acusado a una multa de 1.080 euros por un delito leve de omisión del deber de socorro y a que indemnice a dos de los hijos de la víctima con 20.000 euros y a una hija que convivía con ella con 50.000 euros.

La Fiscalía no ejercía la acusación en este juicio al considerar que no hubo omisión del deber de socorro, igual que la defensa, que había pedido la absolución. La defensa se opuso a la indemnización solicitada por la acusación particular y dijo que la muerte no es imputable al hecho de no llevarla al hospital.

A las 21.45 horas del 8 de diciembre de 2017, un vigilante de seguridad encontró a la mujer muerta en su coche. Estaba en la misma posición en la que la dejó el acusado. Los forenses estimaron que falleció sobre las 21.30 horas a causa de un infarto agudo de miocardio.

Compartir el artículo

stats