El Equipo de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil de Llíria, en el marco de la «Operación Willobon», ha desarticulado un grupo criminal, de ámbito internacional, dedicado a estafar a las empresas utilizando el método del CEO o «man in the middle».

La investigación se inició en el mes de octubre de 2020 dos denuncias en las que sendas empresas valencianas figuraban como perjudicadas. El método era la realización de una serie de transferencias mediante engaño, en las que éstos se apoderaron de más de 58.000 euros. El fraude total asciende a medio millón, de los que solo han sido recuperados 4.000 euros.

Los estafadores interceptaban las comunicaciones de las compañías y de esta forma conseguían la monitorización de los correos electrónicos, obteniendo información empresarial como operaciones empresariales actuales, membretes, logotipos y demás información vital para el posterior ataque informático. Una vez que tenían bajo su control los correos electrónicos de las empresas, modificaban el contenido de los mensajes, dentro del marco de una operación financiera, cambiando los números de cuenta de los beneficiarios, para que el dinero fuera a las ‘mulas económicas’ de la red.